• viernes , 23 agosto 2019

¿Por qué es necesaria la fotoprotección en invierno?

HOSPITAL Nª Sª DEL ROSARIO. Enero 2019.

Nuestro mayor aliado frente al fotoenvejecimiento, aparición de manchas, pérdida de elasticidad de la piel y formación de arrugas y por supuesto frente al temido desarrollo de lesiones malignas en la piel es la fotoprotección. La protección solar no tiene una época para ser utilizada, ya que debe extenderse a los 365 días del año desde que nacemos.

La radiación ultravioleta siempre está presente. En invierno los rayos que más se filtran son los UVA, responsables del fotoenvejecimiento, al disminuir la producción de colágeno y elastina, lo que se traduce en la aparición de las temidas arrugas y manchas solares. En verano son los rayos UVB, responsables de las quemaduras solares y del bronceado (y del cáncer de piel), los que más se filtran. Esto indica que el fotoprotector debe ser utilizado siempre. En invierno el SFP debe ser de mínimo un 30, mientras que en verano debemos utilizar siempre el 50.

En invierno además la piel se enfrenta a más agresiones externas, como el frío, el viento, las calefacciones y la polución. Por eso se debe usar una hidratante y una crema antioxidante, para terminar nuestra rutina facial con el uso de una fotoprotectora con al menos un factor de protección de 30. Sin embargo, si vamos a subir a las montañas o la nieve debemos elevarlo al 50, ya que en zonas de mayor altura y latitud el reflejo de la luz se llega a incrementar un 80%. Lo mismo ocurre en las zonas de playa en los días soleados de invierno.

Además de la cara, tenemos que protegernos otras zonas que siempre permanecen expuestas y que se suelen olvidar, como orejas, nuca y manos. Tampoco hay que olvidarse de utilizar sticks con protección solar en los labios. Y por supuesto utilizar gafas de sol homologadas contra las radiaciones UVA y UVB.

Especial atención y fotoprotección deben tener determinados grupos: los fototipos I y II, caracterizados por tener los ojos y la piel clara; los bebés y niños; las personas con antecedentes de cáncer cutáneo; quienes estén tomando medicación fotosensibilizante; y los pacientes con hipersensibilidad solar. También hay que incrementar la protección solar e ir renovándola en caso de practicar deportes al aire libre, sin olvidar éstos también protegerse con guantes y gorros.

Las personas que nunca han expuesto una zona de su cuerpo al sol pueden ser un gran ejemplo de lo que la exposición al mismo puede hacer sobre la piel. Quienes nunca han expuesto al sol el abdomen y sí el escote, las manos y la cara, y más si lo han hecho sin ningún tipo de protección, pueden ver cómo la piel de estas últimas es más fina y tiene más arrugas a la vez que suele presentar manchas solares.

De todo esto se puede extraer que si utilizamos una fotoprotección adecuada a nuestra edad, tipo de piel, exposición solar y época del año, tendremos menos posibilidades de un fotoenvejecimiento prematuro y de padecer algún tipo de cáncer de piel.

Dra. Ana Álvarez-Viéitez. Dermatóloga del Hospital Nuestra Señora del Rosario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies