Pablo Perea cierra la segunda edición de Los Acústicos del Buenavista

El viernes, 26 de noviembre, el auditorio del Museo Lázaro Galdiano registró un lleno absoluto para cerrar la segunda edición de Los Acústicos del Buenavista, que se han convertido ya en un referente de la música en directo, no sólo del distrito Salamanca, sino de la ciudad de Madrid y de otras partes, ya que las actuaciones se retransmiten en directo a través del canal que el ciclo tiene habilitado en YouTube.

Pablo Perea puede que sea uno de los músicos más injustamente tratados por la industria musical y no es fácil entender las razones. Se trata de un artista que domina como pocos el escenario, que tiene una voz extraordinaria y que posee (como se dijo en su presentación) un magnífico catálogo de composiciones por el que muchos músicos famosos venderían su alma al diablo. Afortunadamente, esa falta de reconocimiento masivo no parece importarle a él (que sigue creyendo en lo que hace), ni a sus seguidores que llenaron el recinto para darle calor y corear sus canciones detrás de las mascarillas.

Perea, arropado por el eficaz teclista Tony Ortega y el virtuoso guitarrista Juanjo Melero, dio un repaso a toda su carrera en un emotivo concierto que se alargó casi hasta las dos horas de duración.

El ciclo, por el que han pasado este año músicos de reconocida trayectoria como José María Guzmán, La Guardia y Nacho Campillo (Tam Tam Go!), entre otros, regresará a finales de febrero. Seguro que los aficionados a la buena música están contando los días hasta entonces.


  Votar:  
  Resultado:  
  4 votos