EUREKA: 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

La crisis provocada por la pandemia de COVID-19 ha golpeado con fuerza a los sectores más vulnerables, entre ellos al colectivo de mujeres, con el consiguiente aumento de la violencia de género.

La violencia contra la mujer es estructural —en nombre de la raza, religión, etnia, casta, lengua, etc.—, impone normas patriarcales, se fundamenta en la desigualdad de género, sustenta a la familia patriarcal a través de la división sexual del trabajo, carga sobre las mujeres la mayor parte de los cuidados que son necesarios para el sostenimiento de la vida y dificulta su acceso a la vivienda, a su carrera profesional, a su vida laboral, a su salario, a su pensión de jubilación y a sus relaciones sociales y culturales, como persona en igualdad. Es de diversos tipos: económica (control del dinero y la autonomía), laboral (brecha salarial, acoso laboral), institucional (falta o dificultad de acceso a la vida pública), psicológica (degradación, acoso, restricción, humillación, manipulación o aislamiento), física (desde el moratón hasta el asesinato), sexual (acoso, explotación, abuso o intimidación) y simbólica (chistes, micromachismos y discriminación).

Hay una opción eficaz en las estrategias de prevención y erradicación de la violencia contra la mujer, que podemos hacer nuestra desde el feminismo: la RBUI (Renta Básica Universal e Incondicional).

¿Por qué? Porque garantiza nuestra autonomía personal. Porque nos permite elegir empleos sin la presión de la necesidad acuciante de un salario. Porque garantiza la no dependencia de otra persona para cubrir nuestras necesidades materiales. Porque permite el desarrollo de nuestras propias capacidades. Porque reconoce el trabajo de cuidados y gestión de la organización del hogar.

Por todo ello y por más, la RBUI contribuirá a eliminar la división sexual del trabajo, reduciendo la brecha salarial y facilitando el empoderamiento de las mujeres para resolver los conflictos de violencia de género. También permitirá desarrollar trabajos voluntarios encaminados a un cambio de valores y dará un plus para desarrollar otro tipo de economías como “la economía feminista”, basada en el valor de las personas y los cuidados, en lugar de en el dominio o el negocio. Razones todas éstas más que suficientes para que desde el feminismo hagamos nuestra la lucha por la implantación de la RBUI como política pública.

Por ello te invitamos a que firmes y difundas la ICE (Iniciativa Ciudadana Europea): http://rentabasicaincondicional.eu


 

Plataforma Eureka por una Renta Básica Incondicional para Europa

Andalucía por Sí, Asamblea Derechos Humanos de Madrid, Asociación Andalucía x la RBUI de Sevilla, Asociación Andaluza por la Solidaridad y la Paz, Asociación Cultural Guiniguada Comunicación – Radio Guiniguada de Las Palmas, Asociación Estatal de Profesionales del Trabajo Social “Tejiendo Redes TS”, Asociación Ilicitana MAIA de Aparadoras/es y Trabajadores/as del Calzado, Asociación Mujeres Humanistas por la No-Violencia, Asociación SocioCultural Fuera de La Portada de Las Palmas, Bien Común del Ambroz, Colectivo Renta Básica Málaga, Colectivos Cidadáns pola RBU (Renda Básica Universal) de Galiza, Consejo General del Trabajo Social de Madrid, Equo Canarias, Equo Verdes Andalucía, Foro SERVSOCIAL Madrid, Grupo editorial Globatium, Humanistas por la Renta Básica Universal, Intersindical Valenciana, MeditActivos, Nulla Politica Sine Ethica, Observatorio de la No-Violencia, Observatorio Renta Básica de Ciudadanía de ATTAC Madrid, Periódico Digital Colaborativo de Málaga, Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Málaga, Plataforma de Afectados por la Hipoteca Elx-Crevillent, Plataforma de Pensionistas de España por su Dignidad de Sevilla, Plataforma Renta Básica Universal Córdoba, Primavera Morada de Aragón, Red Renta Básica, Renta Básica Fuenlabrada, Sorginenea Emakumeen Etxea Elkartea.


  Votar:  
  Resultado:  
  0 votos