• viernes , 23 agosto 2019

Otra vuelta de tuerca

ANA DE GÓNGORA. Junio 2019.

Cuando aún no se ha llegado a registrar el total de los votos, ya se están haciendo cábalas sobre pactos que podrían llegar a ser como el triunvirato de Andalucía, del que por cierto no se habla mucho de cómo está resultando.

Lo que sí sabemos de Madrid es que tanto en la Comunidad como en el  Ayuntamiento se considera como fracasados a quienes han obtenido más votos, aunque no hayan conseguido mayoría absoluta, algo a lo que deberíamos acostumbrarnos, pues, como ya hemos comprobado en varias ocasiones anteriores, no da buenos resultados; tampoco la alternancia. Menos creo que funcione bien el bloque trifásico.

Así que esperemos que alguna vez, ojalá sea ésta, prevalezca la sensatez y que los candidatos al poder tengan amplitud de miras y de criterio; que sean conscientes de que en democracia obtener un cargo no es un privilegio, sino una responsabilidad y compromiso no solo con sus votantes y con los suyos: con toda la ciudadanía. Quien se presenta en una lista a unas elecciones no puede ser con la idea que alguien expresó verbalmente en alguna ocasión: “Si me meto en política es para forrarme”. Si pretendía hacer una gracia, no lo fue, pues más de uno demostró que sí podía ser un fin. Quien se mete en política, ya que es un acto voluntario, debe hacerlo con la intención de ser útil y servir a la sociedad de la que forma parte.

En fin, espero y deseo que tanto en el Ayuntamiento como en la Comunidad de Madrid y en la europea den más talla y nivel como personas e intelectualmente de lo que está dándose en el Congreso. Al menos aquí no puede usarse el tema del independentismo como pretexto para evitar tratar los problemas y asuntos reales que deberían resolverse. Tampoco sirve lo de que se vaya a romper España, ni se puede pretender convencer a nadie de que es una grande y libre; cuando más se alardeaba de esto era cuando menos era ninguna de las tres cosas. Ni creo que sea necesario.

Ojalá que quienes lleguen a conseguir el gobierno de la Comunidad y del Ayuntamiento lo hagan con la voluntad que seguir avanzando en lo positivo y de subsanar las deficiencias y los errores que puedan haberse dado, sin recurrir a la manida frase de “la herencia recibida”. Y que se considere prioritario sin excusas la transparencia en las gestiones e inexcusable la falacia.

Mi mayor deseo es que no tengamos que volver a votar antes de cuatro años (salvo que por fuerza mayor haya que botar a alguien).

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies