• lunes , 17 junio 2019

Los vecinos y la subida de la electricidad

ROBERTO BLANCO / ÁFRICA MARTÍNEZ. Febrero 2017.

Pilar García-Albertos

La reciente subida de la electricidad, que corona una década de alza de precio por encima de la media europea, ha sido uno de los temas más comentados a pie de calle este mes. Como de costumbre, hemos querido saber qué opinan nuestros vecinos al respecto para compartirlo con ustedes en este reportaje.

Fernando Pérez

Comenzamos preguntándoles qué les parece el precio de la electricidad en España. Pilar García-Albertos la ve “muy cara en comparación con otros países, y está subiendo desproporcionalmente en los últimos años”. A Laura Agüera le parece “una barbaridad el precio de este bien de primera necesidad. Los precios se han disparado en los últimos años, y hay formas de controlar esa tarifa”. Sergio García lo encuentra “Muy mal. Abusivo e inhumano. Es muy cara, y sigue subiendo”. A. Raouf Benyamina opina de forma similar: “Es cara… La subida es importante e inexplicable por el coste real de su producción”. Fernando Pérez, por su parte, considera “un abuso del Gobierno y de las eléctricas que en los meses más fríos del año los ciudadanos tengamos que pagar precios abusivos por decreto”. Por último, para Elena Méndez “es incomprensible lo que pagamos por este artículo de primera necesidad. Y tremendamente inhumano saber que hay vecinos que tienen que elegir entre comer o calentarse”.

Laura Agüera

A continuación les pedimos que valoren la última subida y preguntamos si les convencen las explicaciones ofrecidas por el Gobierno. A Pilar no le convencen, y a Laura le parece “que seguiremos usando la luz porque la necesitamos en nuestro día a día, pero muy probablemente mucha gente dejará de encender la calefacción si la tienen eléctrica por el elevadísimo precio de la luz de estos días”. Sergio considera la subida “inadmisible”, y opina que “este Gobierno está empobreciendo el país a base de subida de impuestos y de corrupción”. A. Raouf encuentra la medida “como mínimo inoportuna, y otra vez no se explica: que se compare con el precio en otros países, pero tomando en cuenta el coste de la vida y los salarios en esos países”. Fernando la estima “de una incongruencia tremenda, más aún cuando en este país las energías renovables son algo que podríamos explorar y exportar al resto del mundo”. Y Elena la define como “oportunismo comercial y duro pragmatismo ciego. Y que nos hablen de la lluvia en 2017 me transporta al Lejano Oeste y a los indios con sus danzas, que parece que eran más eficaces. Igual si nos juntamos varios millones en la plaza de España para bailar, resolvemos el problema”, ironiza.

A. Raouf Benyamina

También inquirimos su valoración del hecho de que solo el 35% de la factura corresponda al precio real del consumo de energía, siendo el resto impuestos y peajes. Pilar no lo entiende, y piensa que “deben dar una mejor explicación al consumidor”. A Laura le parece que “un 21% de IVA para un bien de primera necesidad como la electricidad es una barbaridad. De la misma forma que estamos pagando los experimentos de las renovables en nuestra factura de la luz. Ambas cosas suman un 65% de la factura, y eso es lo que hace que sea tan cara. En el fondo, dejarse una luz encendida no es lo que encarece nuestra factura, sino el IVA y las renovables”. Sergio también lo encuentra “Vergonzoso e injusto”, y A. Raouf lo identifica “como un abuso; consumas o no consumas pagas una cantidad muy alta”. Fernando también lo ve “fatal, es como ir al supermercado y que te cobren por el hecho de pasar por la caja una factura de equis euros sobre la compra que lleves”. Finalmente, Elena lo considera “un atraco consentido por todos nosotros desde que permitimos la privatización de uno más de nuestros bienes. Los españoles hemos levantado esas empresas con nuestros impuestos, y ahora mantenemos a sus empresarios y asesores. Para llorar…”.

Elena Méndez

Sergio García

Terminamos preguntándoles qué habría que hacer en este asunto. Pilar opina que “el Gobierno debería poner un control sobre las empresas eléctricas y limitar las subidas sin razón y los abusos en las tarifas”. Para Laura, “desde luego, dejar de depender de Francia para el suministro eléctrico y reabrir centrales nucleares para nuestro propio abastecimiento, y además se generarían miles de puestos de trabajo, sobre todo en zonas rurales que están tan despobladas”. Sergio lo tiene claro: “cobrar solo por consumo”. A. Raouf considera que “las eléctricas han ganado miles de millones y los usuarios pagan cada vez más. Controlar el sector energético de manera eficiente y regular ese mercado por el Estado”. Fernando apunta varias medidas: “administrar bien los recursos, invertir en renovables, dar a los consumidores un precio justo basado en el precio real del Kw y no en decretos gubernamentales ni especulatorios”. Por último, Elena pide “que nos expliquen por qué Alemania (tanto que nos gusta copiarla), con apenas horas de sol, tiene casi cubierto su gasto energético a través de esa fuente; y nosotros, que tenemos al sol como primera materia prima, damos tantas vueltas con energías que nos resultan tan caras. Y además se le ha puesto un impuesto al sol… Esto ya es como en Desafío Total, de Schwarzenegger, que finalmente nos cobrarán por el aire”.

 

Para hacer este reportaje hemos contado con las opiniones de:

Pilar García-Albertos, 46 años, ingeniero industrial; 
Laura Agüera, 37 años, funcionaria; 
Sergio García, 41 años, profesor; 
A. Raouf Benyamina, 40 años, administrativo; 
Fernando Pérez, 46 años, empresario; 
Elena Méndez, 41 años, empresaria.

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies