• lunes , 25 marzo 2019

Lenguaje y políticos

PEPE GREY. Mayo 2017.

Un grupo de figuras relevantes de la vida española se reunió, días atrás, a tomar esa copa que tan frecuente costumbre es entre los de su clase, pasando de discrepancias políticas. Y sin tensiones, amigablemente, charlaron como sigue, demostrando su dominio del lenguaje:

JUAN CARLOS: (Que cae en vulgarismos) Abdiqué porque estaba harto, pa descansar…

PEDRO: (Que ignora los colectivos genéricos) Lo acogieron bien los españoles y las españolas.

MARIANO: (Que es corto de vocabulario) Fue lo que tocaba.

SORAYA: (Galicista) Pero no se puso en valor.

ALBERT: (Con barbarismos en numerales) Y no una vez;  hasta vente veces…

PABLO: (Que no sabe de tratamientos a los nombres propios) Pero el señor Mariano…

JUAN CARLOS: Ja, ja. Veo que os di motivos pa hablar…

PEDRO: En las bases de mi partido les pareció bien a los compañeros y compañeras.

ALBERT:  Y en las del  mío, a trenta mil militantes o más.

PABLO: Yo creo que hasta a la señora Esperanza…

SORAYA: Insisto: antes que nada, esas cosas hay que ponerlas en valor.

JUAN CARLOS: Vaya, a estas alturas tampoco es pa seguir hablando de eso…

ALBERT: Bueno, vente o trenta veces como mucho.

MARIANO: ¡Hablaremos de otros asuntos cuando toque!

PEDRO: ¡Calma, calma, amigos y amigas!

PABLO: Yo creo que ya es hora de que el señor Mariano hable de las puertas giratorias y la señora Esperanza de sus ranas.

JUAN CARLOS: ¿Se ha ido alguno pa la puerta giratoria?

ALBERT: ¿Alguno? ¡Más de vente!

MARIANO: Cuando abandonas un puesto relevante, es lo que toca.

SORAYA: Es que lo de las puertas hay gente que lo pone en valor.

PEDRO: Sí. Ministros y ministras, alcaldes y alcaldesas

PABLO: Aunque no le parezca mal a la señora Esperanza y al señor Mariano.

 

Y así siguieron de palique hasta las tantas. Todos menos Juan Carlos y Albert, que hacía rato se habían ido pa’l restaurante a cenar con los amigos. Y Pablo, que se había marchado, sin decir ni media contra la casta y la trama.

Así son y así hablan ahora los políticos y las políticas. Bueno. Los políticos  y la política, porque Soraya era la única mujer, ya que Dolores no pudo o no quiso  acudir, seguramente por culpa de algún finiquito en diferido.

 

 

 

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies