‘Hacemos trajes a medida, aunque son trajes arquitectónicos’

Raúl Almenara Domínguez, arquitecto y licenciado en Bellas Artes

En junio les acercamos a nuestro vecino (del barrio Goya) Raúl Almenara Domínguez, arquitecto y licenciado en Bellas Artes que fusiona las dos disciplinas en sus trabajos. Cordobés (Palma del Río, 1990), está afincado en nuestro distrito desde 2008, con su estudio de arquitectura y arte desde 2017 en la calle Espartinas. Es profesor de proyectos arquitectónicos en varias facultades de Arquitectura de Madrid y forma parte de la lista de los 35 arquitectos e ingenieros más relevantes e influyentes de España menores de 35 años, publicada por la Asociación Madrid Capital Mundial de la Construcción, Ingeniería y Arquitectura y Global Shappers España.

En sus palabras, ¿quién es Raúl Almenara?

Un profesional al servicio de la arquitectura, con ganas de seguir haciendo arquitectura de calidad que ponga en valor el patrimonio constructivo español.

¿Cuál ha sido su trayectoria?

Desde que fundé el estudio hemos hecho reformas de viviendas, vivienda de obra nueva, rehabilitación patrimonial de edificios históricos, proyectos de edificios de pisos, así como proyectos de edificios públicos o locales. Cada encargo ha sido un gran reto para mí, que he tomado muy en serio para hacerlo lo mejor posible. Y que han obtenido su recompensa, siendo reconocidos por los principales medios expertos en arquitectura / interiorismo / arte / diseño del país. Y ese trabajo duro que hacemos día a día al servicio del cliente es lo que nos hace haber llegado a posicionarnos en una arquitectura de calidad y lo que particularmente a mí me hace muy feliz.

¿Y cuál su mayor reto?

Hacer cada proyecto a medida de lo que quiere el cliente, con una calidad arquitectónica máxima y sobre todo ajustando los presupuestos para que se cumplan. Una tarea nada fácil. Hacemos trajes a medida, aunque son trajes arquitectónicos (casas, locales, edificios), pero como buen traje a medida el cliente ha de sentirse feliz y cómodo con él. Ése es nuestro mayor reto.

¿Qué es lo que más le motiva?

Crear, investigar con materiales tradicionales de la arquitectura española dándoles una forma y lenguaje actual.

¿Cómo ve la situación del diseño arquitectónico en nuestra ciudad?

Con este asunto de Madrid Capital Mundial de la Construcción, Ingeniería y Arquitectura, de la cual formo parte (como uno de los diez arquitectos), creo que va abrirse un nuevo horizonte en el que volvamos a situar los arquitectos a Madrid en la cabecera de las ciudades del mundo de innovación arquitectónica.

▸ La óptica de color piel, obra de nuestro vecino. Foto: Juan Carlos Vega

 

¿Proyectos que está desarrollando actualmente?

Estoy con varios. Estamos con un hotel boutique en Lanzarote que va a ser muy especial, y con un complejo residencial y turístico en Cercedilla muy, muy bonito. También con un convento de obra nueva en Madrid: me tiene muy entusiasmado, es un proyecto muy diferente. Con varias reformas de viviendas por Madrid. Y algunas viviendas de nueva construcción en la sierra de Madrid o incluso fuera de la Comunidad. Cada uno es especial porque cada uno es único. Y aunque todos tienen mi huella, como dicen los críticos del sector, cada uno obedece a las necesidades y gustos de un cliente particular. Eso los hace todos diferentes.

Propósitos a futuro, u otras intenciones…

Estoy buscando un espacio mayor para ampliar el estudio en el barrio; será nuestra primera expansión. Al final desde nuestro estudio estamos controlando todas las obras que tenemos repartidas por toda España (Madrid, Ávila, Cercedilla, Navacerrada, Guadalajara, Lanzarote…), y ello exige cada vez más espacio. Será, como digo, el primer paso que demos a la expansión.

Para terminar, ¿cómo es su relación con nuestro distrito?

Estrecha: hago la vida aquí, vivo, trabajo, disfruto, compro… En mis últimos 13 años ha sido mi segunda piel. Además es un barrio que me hace sentir cómodo. Me inspira. Es elegante, tranquilo, vanguardista, está al corriente de todas las últimas tendencias españolas de moda, arte… Me permite salir a la esquina a tomar un café y poder estar inmerso en un mundo calmado y distinto. Es Madrid, pero es un Madrid especial.

Los vecinos me verán porque normalmente voy con un maletín colgado y una libreta que me acompaña casi siempre. En ella apunto, dibujo o busco las soluciones a mis proyectos. Y éstas a veces me pillan tomando un café en el bar de la esquina, de paseo por el Retiro o en la plaza de Colón.

 


  Votar:  
  Resultado:  
  2 votos