‘El arte y la moda tienen, para mí, una función social’

Isabel Fernández Blanco, artista visual y diseñadora

Y para terminar el año les acercamos a la artista visual y diseñadora Isabel Fernández Blanco, que trabaja activamente en el campo del diseño y del arte a nivel internacional. Es licenciada en Bellas Artes en la especialidad de Pintura; diplomada en Diseño, especialidad Moda; y máster en Investigación en Arte y Creación. Ha vivido 11 años en Italia, trabajado como diseñadora y asistente del director creativo Gentucca Bini para las colecciones y desfiles de la Semana de la Moda de Milán durante cuatro años, y en campañas publicitarias como la Expo Milán 2015. Actualmente está realizando el doctorado en la Universidad Complutense de Madrid. Desde el 2011 imparte clases de Diseño e Imagen en el departamento de Dibujo II de dicha universidad. 

En sus palabras, ¿quién es Isabel Fernández Blanco?

Es difícil definirse a uno mismo. Con sinceridad, soy una persona a la que le gusta el arte y los diversos medios de expresión artística, y de este modo estoy intentando crear valor en la sociedad.

¿Cuál ha sido su trayectoria? 

Ser artista y diseñadora no es un camino fácil. En los años que he vivido en Italia realicé varias exposiciones, trabajé en la moda y como profesora. Alli conocí el budismo de la Soka Gakkai, y esta filosofía cambio mi manera de vivir y de trabajar. El arte y la moda para mí empezaron a tener una función social. En la actualidad mis proyectos tratan de sensibilizar sobre la igualdad de género, las personas migrantes y refugiadas y el desarme nuclear.

¿Y cuál ha sido su mayor reto?

Mi mayor reto ha sido escribir la tesis doctoral, actualmente en las correcciones finales. Mi investigación analiza diversos estereotipos y discriminaciones de género, que nos dividen como hombres y mujeres, y busca una mayor igualdad entre las personas. Porque “() percibí una flecha única e indivisible, incrustada en el corazón de los seres humanos. Esta ‘flecha’  alude a la saeta de la conciencia discriminatoria, el interés irrazonable en aferrarnos a aquello que nos diferencia” (Daisaku Ikeda).

¿Qué es lo que más le motiva? 

Me gusta apoyar a las personas migrantes y refugiadas. Como he vivido muchos años en Italia, comprendo bien a quien vive fuera de sus países de origen. Junto a otros profesores de la Complutense hemos creado el proyecto Miradas que Migran en colaboración con la ONG Entreculturas para educar a una cultura de la acogida.

¿Cómo ve la situación del diseño en el sector de la moda en nuestra ciudad? 

La moda es muy creativa y hay grandes diseñadores españoles. Me gustaría que se convirtiera en una industria más sostenible.


Cartel de la exposición 'Memory', de Yoshihiro Nakashima, en la que colabora Isabel. Imagen: Cedida

¿Proyecto en el que participa actualmente?

En actualidad apoyo en el montaje de la exposición Memory, del artista Yoshihiro Nakashima, mi marido, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, en la sexta planta. La entrada es gratuita, y está abierta hasta el 19 de diciembre del 2020. Su familia es superviviente de los bombardeos nucleares de Hiroshima y Nagasaki. Su abuelo se llama Seyki Nakashima, y sufrió física y psicológicamente durante el resto de su vida los efectos de la bomba. Él vio cómo caía del cielo la bomba, y después de la explosión empezó la “lluvia radioactiva”. Mi abuelo murió a los 72 años, 50 después de los bombardeos, por cáncer. Siempre gozó de buena salud, y se piensa que la muerte tenía relación con la bomba atómica. Creo que esta historia trágica está grabada en la memoria de mi marido. Como artistas no deseamos que esta lluvia invisible y letal pueda repentinamente volver a caer, oscureciendo el avance de la sociedad.

Para terminar, ¿cómo es su relación con nuestro distrito?

En este distrito ha vivido siempre mi familia. Estoy muy agradecida al barrio y a los vecinos de mi casa por la acogida que he recibido.


El artista Yoshihiro Nakashima, marido de nuestra entrevistada. Foto: Cedida



  Votar:  
  Resultado:  
  0 votos