Carta abierta al Sr. concejal presidente del Distrito Salamanca

Estimado Sr. Fernández,

Me dirijo a Ud. para recordarle que las aceras deben ser para todos. Que, con un poco de buena voluntad, todos podemos usar las aceras.

Ud., en decreto del 20 de mayo, autoriza a los locales de hostelería a ampliar el espacio de terrazas, cosa que dada la circunstancia que estamos viviendo me parece bien, lo que no me parece bien es que se olvide Ud. de aquellas personas que más lo necesitan.

Tengo delante de mí tres documentos. Un documento enviado a la Junta de Distrito desde los Foros Locales y registrado en la Junta Municipal, otro correo electrónico enviado a la Junta por mí mismo como vecino y otro con su respuesta al escrito de los Foros Locales

Tanto en mi correo como desde el escrito de los vecinos de los Foros Locales, y perdone Ud. que se los nombre, se le pide que a la hora de poner en marcha el decreto sobre el tema de terrazas, le recuerdo que firmado por Ud., se tenga en cuenta que hay una población que, por muchas circunstancias, necesita tener espacio libre a lo largo de la fachada para poder circular por las aceras. Que se busquen soluciones válidas para todos, que las hay. Que en ese colectivo con esas necesidades hay personas ciegas, con baja visión, con andadores, con silla de ruedas, con muletas, con movilidad reducida, etc. Y que para estas personas, como para todos, el espacio de mayor seguridad se encuentra junto a las fachadas.

Tanto en la petición de los Foros Locales como en mi correo se acompaña el reconocimiento de la situación actual, y cito uno de los párrafos literalmente: “Somos conscientes de la necesidad de impulsar nuestra hostelería, sector económico que ha tenido que cerrar sus negocios durante más de dos meses con las consiguientes pérdidas económicas” (escrito de Foros Locales).

Solamente se piden soluciones para todos, que las hay, y que seguro que sus técnicos las conocen.

Lo triste de todo esto es que en su carta de respuesta, después de casi un folio de razones políticas, la única referencia que hace a los vecinos es la del párrafo que cito: “Con respecto a la problemática que me expones con las terrazas, desde la Junta de Distrito estamos trabajando para que se cumpla el descanso de los vecinos, respetando los horarios de cierre de terrazas y locales, pero apoyando a los hosteleros, para que juntos, la crisis económica que se avecina tenga el menor impacto en ellos”.

Triste, Sr. Fernández, muy triste. Se le habla de movilidad y Ud. responde de reposo y descanso. Todo eso es lo que a Ud. le preocupa de los vecinos que trata de gobernar, que duerman bien. El colectivo de personas con discapacidad, movilidad reducida, mayores, etc., para Ud. no solamente parece que no existen, sino que le preocupan muy poco, por no decir nada, e incluso puede que le estorben en tanto en cuanto le “dan problemas”.

Ah, por cierto, le pongo otro párrafo de su carta en la que busca culpables de la situación en otros, muy suyo Sr. concejal: “Como habrás podido leer, se están poniendo en marcha la apertura de terrazas y locales siempre con unos criterios marcados por el Gobierno de España en función de cómo han ido conociendo el desarrollo del virus”. No, Sr. Fernández: el decreto lo firma usted como responsable municipal del Distrito.

Sr. Fernández, las ciudades son para todos, y cuando hay que apretarse el cinturón hay que, al menos, intentar que nadie se llegue a ahogar. Como veo que solo le interesa el sueño de los vecinos, le aconsejaría que se leyese los informes que sus propios Servicios Sociales hacen. En el Distrito somos más o menos 144.000 vecinos; de ellos una tercera parte son mayores de 65 años, de los que el 9% son mayores de 80. Que del total, con algún tipo de discapacidad “reconocida”, son aproximadamente el 6%, es decir, más de 8.500 personas. A éstos súmele Ud. aquellas personas que o bien no están diagnosticadas, por ejemplo personas mayores que caminan con andadores, que suponen casi el 15% según datos de la OMS, o bien porque no llegan al 33% para que les reconozcan su discapacidad. Sume Ud. todos estos datos y verá que a lo mejor tendría que dedicar algo de su tiempo y sus decretos a estos vecinos.

Solo se acuerdan Uds. de las personas con problemas, e incluso les mandan un taxi, cuando hay que ir a votar. Sr. Fernández, los vecinos, además de estar para pagar impuestos, estamos también para que se nos tenga en cuenta, incluso con nuestras circunstancias individuales.

Ah, Sr. Fernández, por si las desconoce, le pongo algunas frases con las que si Ud. hubiera terminado su carta habría quedado estupendamente, como la “gente de bien”, que se dice en el barrio: “Nos parece interesante su propuesta”, “Tomamos en cuenta sus consideraciones”, “Lo estudiaremos”, “Lo tendremos presente en otras ocasiones”, etcétera.

Si quiere ver más problemas en las aceras, eche un vistazo a la página web de Ciudad Inclusiva: https://bigplace.es.

Sr. Fernández, de todas formas podemos sumar esfuerzos. Por si no las tiene, le propongo varias soluciones al problema para que las tenga en cuenta: poner tantas mesas y sillas como se quiera en la acera, pero en la parte del bordillo dejando las fachadas libres; dejar unas cuantas plazas de aparcamiento libre delante de los locales para poner terrazas. Con esta última solución estaría Ud. colaborando con la idea del Sr. alcalde sobre las supermanzanas. Le adjunto una serie de montajes fotográficos con el fin de ahorrarle trabajo a la hora de diseñar soluciones al problema de las terrazas

Atentamente,

Julián García Villalobos

FOTO: Montajes fotográficos remitidos por el autor de la carta relativos al problema de las terrazas.



  Votar:  
  Resultado:  
  0 votos