• lunes , 17 diciembre 2018

Zenobia Camprubí, en el distrito de Salamanca

CARLOS RODRÍGUEZ EGUÍA.

El 6 de marzo de 2015 se estrenó la película La luz con el tiempo dentro, dirigida por Antonio Gonzalo. Narra la vida del premio Nobel de Literatura Juan Ramón Jiménez (1881-1958), en cuya agitada vida sentimental ocupa el lugar más destacado, desde 1916 hasta 1956, su esposa la poeta catalana Zenobia Camprubí Aymar, que a los 68 años de edad muere de cáncer de matriz en Puerto Rico, tres días después de la concesión del Nobel a su cónyuge. Ninguna de las 16 candidaturas a las que se presentó el film fue nominada para los premios Goya de 2016.

Zenobia vivió con su marido, desde 1929 hasta 1936, en el número 38 de la calle Padilla. No se la menciona en la placa colocada junto al portal 38, en homenaje a Juan Ramón Jiménez, de quien ella tradujo al inglés varios textos, principalmente poemas y fragmentos de Platero y yo. Fue mucho más que esposa, traductora y secretaria. Constituyó el más fiel apoyo del poeta desde su boda en 1916. Se casaron en una iglesia católica de Nueva York. Era una mujer inteligente, de gran sensibilidad, práctica, de ideas claras, defensora de los derechos de la mujer, además de activista social en favor de los más necesitados y protectora de la infancia.

Hija de un ingeniero y de una madre culta y pudiente, había viajado a Estados Unidos, donde vivió varios años, estudió y se relacionó con el movimiento feminista. Por su madre, de origen portorriqueño, estuvo vinculada a Puerto Rico. Establecida en 1910 en Madrid, vive en el domicilio de su padre, en el paseo de la Castellana. Forma parte del Lyceum Club Femenino, al que pertenecía la abogada malagueña y directora general de Prisiones en 1931-1934 Victoria Kent. Su voz poética abarca desde primeros cándidos poemas hasta el existencialismo. Si algo echó de menos en su vida, ella misma lo dice: “Qué cosa hermosa hubiera sido tener un hijo”. Como narradora, escribe un centenar de relatos. En su traducción al castellano del poeta Rabindranath Tagore y de varios escritores ingleses colabora Juan Ramón Jiménez, dando forma poética al texto.

Desde su salida de España con su esposo, en agosto de 1936, vive en Estados Unidos, Cuba y definitivamente desde 1951 en Puerto Rico, desde donde se desplaza a Boston para ser operada y regresa en 1952. Reanuda su actividad de profesora en la Universidad. Por el recrudecimiento del cáncer, vuelve a Estados Unidos sin la compañía de su marido; pero regresa sin poder ser operada de nuevo y fallece. En su obra Juan Ramón y yo es consciente de que se casó con un genio y neurasténico depresivo de carácter introvertido; pero eso no frustró su vocación literaria, aunque reconoce que le impidió vivir plenamente independiente. En su caso, no se puede decir que detrás de un gran hombre había una gran mujer, sino al lado.

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies