• miércoles , 11 diciembre 2019

Una ola de ‘malhomía’

ROBERTO BLANCO TOMÁS. Mayo 2017.

De un tiempo a esta parte, los medios vienen haciendo sonar la alarma ante una presunta “vuelta” de la extrema derecha en Europa, como si ésta alguna vez se hubiera ido. Y debo decir que me parece estupendo que por una vez fijen su atención en asuntos que realmente la requieren y colaboren a vacunar de alguna forma a nuestra adormecida sociedad ante este virus, que siempre está en el ambiente y que cuando encuentra su oportunidad extiende su infección de odio, egoísmo e intolerancia.

Centrémonos en Europa occidental, la realidad más extrapolable por cercanía y similitud a nuestro país. En este marco geográfico, parece que al final la anunciada ola de ultraderecha no ha sido el tsunami que algunos auguraban: no lo consiguieron en Austria, tampoco en Holanda, y finalmente no lo han conseguido en Francia. En cuanto a Alemania, el último congreso de AfD ha dado el triunfo a la línea más dura, pero parece que este endurecimiento va paralelo a una pérdida paulatina de apoyo social, lo que hace esperable que ya no consigan ser opción de gobierno.

Francia era donde parecían tener más opciones: el Frente Nacional es un partido ya de larga trayectoria, ha conseguido modernizarse y renovar su imagen al pasar el poder de Jean-Marie Le Pen a su hija Marine, presume de ser “el primer partido obrero de Francia” (lo que es cierto y lamentable) y desde su renovación la trayectoria ha sido claramente hacia arriba. Pero hay una clave importante que nunca se toma en cuenta lo suficiente: el sistema electoral francés hace imposible que el FN pueda llegar alguna vez a conseguirlo. Al haber dos vueltas, quede como quede este partido tras la primera, en la segunda entra en acción lo que se conoce como “frente republicano”, y el electorado del resto de partidos se une para aplastarlo. Ocurrió en 2002 cuando la cosa estuvo entre Le Pen padre y Chirac, y ha ocurrido este mes con Le Pen hija y Macron.

Así, aunque han tenido sus momentos en el último cuarto de siglo (Austria, Italia), a día de hoy no parece que la vía electoral vaya a servir a estos partidos para alcanzar el poder en los países de nuestro entorno. En España lo tienen todavía más difícil, por los tres clásicos motivos: 1) aquí la extrema derecha se encuentra atomizada en un rosario de partidillos minúsculos; 2) el movimiento carece de un líder carismático que lo pueda aglutinar; y 3) el arco electoral del Partido Popular es extremadamente amplio, quitándoles mucho de su terreno natural, lo que les impide subir en votos. A ellos habría que sumar que aquí los cuarenta años del franquismo siguen estando muy presentes (no solo en las calles; que por cierto, a ver si las cambian ya de una vez), y pesan a la hora de captar nuevos adeptos.

Pero a menudo olvidamos lo fundamental: más allá del riesgo que suponen por sí mismas estas formaciones, escaso de momento, está el que propician “por inducción”. El miedo a la llegada al poder de formaciones ultraderechistas se convierte en la excusa perfecta para que otros partidos de derecha, o los que se autodenominan “de centro”, endurezcan su lenguaje y sobre todo sus políticas de inmigración, de seguridad o económicas, haciéndolas mucho más restrictivas, egoístas e insolidarias. Y hablemos claro: argumentos como “éstos vienen aquí a quitarnos no-sé-qué”, “si les pegan con la porra es porque algo habrán hecho”, “a ver si aquí cualquiera va a poder decir lo que le venga en gana” o “los españoles, primero”, son un ejemplo de malhomía (valga la expresión, por oposición a “bonhomía”).

 

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies