• viernes , 24 mayo 2019

Rodrigo Calvo López, asesor del concejal del Distrito, hace balance de estos cuatro años. Es nuestro ‘Vecino del mes’

ÁFRICA MARTÍNEZ. Mayo 2019.

‘Si hubiéramos tenido más dinero, competencias y personal en la Junta habríamos hecho más cosas’

Cuando cumple el mandato de las elecciones municipales de 2015, les acercamos a Rodrigo Calvo López, vecino del Distrito y asesor del hasta ahora concejal presidente, Pablo Carmona, en Ahora Madrid, para que nos haga un balance de los cuatro años ejecutados. Con 36 años, Rodrigo es desde su juventud un activista ecologista que trabaja perseverante contra la especulación urbanística, participando en diferentes movimientos sociales. Se ha distinguido por su cercanía y apoyo hacia las propuestas y demandas del tejido social activo del Distrito. En estos momentos se encuentra inmerso en las nuevas elecciones del 26 de mayo, donde participa en la coordinación de campaña de Madrid en Pie Municipalista (coalición entre Izquierda Unida, Anticapitalistas y Bancada Municipalista), donde su compañero y concejal del Distrito Pablo Carmona es el número 3 de la lista.

Cuando asumieron el mandato en 2015, ¿cuál era la idea de ayuntamiento que pretendían construir?

Romper las barreras entre representantes y representados, ensanchar los cauces de participación y decisión. Darle la vuelta a un modelo en el que un puñado de empresas se llevan la mayor parte del presupuesto público, gestionan los servicios y dictan las políticas, a un modelo que recupera la gestión pública directa, devolviendo a los trabajadores públicos su papel y contando con la participación de vecinas y usuarios. Y reequilibrar territorialmente la ciudad y el Distrito, atendiendo a Guindalera y Fuente del Berro, sin descuidar el resto.

Entre las actuaciones realizadas en este periodo, ¿cuáles han sido las más importantes para destacar?

Destacaría la inversión social y la participación, que han sido transversales a toda la acción de gobierno de la Junta.

Se ha aumentado el presupuesto, el gasto y la cobertura de los Servicios Sociales. Hemos aumentado exponencialmente los programas en los colegios públicos (aulas de ciencia, huertos escolares, educación emocional, oratoria), programas de conciliación, numerosas mejoras en las instalaciones, todo ello trabajando con las AMPAs y los equipos directivos. La Escuela Infantil Ruiz Jiménez ha renovado por completo sus instalaciones y mejorado las ratios y la calidad educativa, yendo hacia la gratuidad completa el curso que viene.

En cuanto a la participación, se ha procurado favorecer las iniciativas de asociaciones y vecinas, pero fomentando su independencia. Comenzando por las Fiestas Populares del Distrito, organizadas por la Mesa de Fiestas, una referencia para todo el Distrito con sus cuatro ediciones.

En Cultura se ha realizado un importante esfuerzo de mejora de la programación, diversificándola para llegar a público infantil y familiar. Cine de verano, fiestas del Distrito o los Carnavales participativos.

Sobre la carencia de dotaciones, estamos ultimando las obras del nuevo centro municipal en Núñez de Balboa 40, que contará con un Espacio de Igualdad, el Centro de Madrid Salud, espacios de estudio y lectura, oficinas para trabajadores municipales con contenido más social, etcétera.

También destacaría las mejoras en el espacio público, la accesibilidad y las zonas verdes. El barrio de El Parral, la calle de Martínez Izquierdo, el entorno del final de Marqués de Zafra, los entornos de distintos colegios, han mejorado notablemente. La inversión en el Parque de las Avenidas no tiene precedentes, renovándose completamente el Parque de Breogán y los 400 jardines del barrio, que han pasado a gestión municipal. Los procesos participativos que pusimos en marcha, ponleGuinda! y emPLÁZAte o la pasarela que une Ayala y Marqués de Zafra, decidida en presupuestos participativos, son ejemplos.

¿Qué ha quedado sin realizar?

Hay cosas que aún están en marcha, como las obras de remodelación de la Guindalera Vieja o de las plazas de Boston, Basilea o Rufino Blanco, el nuevo equipamiento comunitario de Núñez de Balboa 40 (a punto de finalizar las obras) o el nuevo espacio cultural en el subterráneo de Colón (abrirá en octubre).

La expropiación del palacete de la Trinidad (Francisco Silvela) para crear un centro de mayores y otros equipamientos, abrir el jardín al público, es otro asunto pendiente. El PEF al que nos opusimos y que costó la cabeza a Carlos Sánchez Mato truncó el presupuesto de 6,5 millones que teníamos ya acordado para 2018.

¿Qué se hubiera podido hacer mejor?

Si hubiéramos tenido más competencias, dinero y personal en la Junta podríamos haber hecho más cosas y más rápido. Pero se ha avanzado muy poco en la descentralización, y me temo que no ha habido una voluntad real de repartir ese poder concentrado en pocas manos.

De cara a los próximos cuatro años ¿qué aciertos repetirán y qué errores tendrán muy en cuenta sortear?

Si Madrid en Pie Municipalista gana las elecciones y encabezamos el Gobierno, profundizaremos en la transformación social que había iniciado Ahora Madrid y que se ha visto frustrada por una parte del Gobierno municipal.

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies