• jueves , 12 diciembre 2019

Muebles y política

ANDRÉS VIDAL.

Por lo que se ve y lo que se oye, aparentemente el principal problema que tiene planteado España para formar Gobierno es de muebles. Se reclama a políticos que tengan la cabeza bien amueblada.

Luego vienen las camas:

— Un gran pacto de las derechas con las izquierdas…

— La política hace extraños compañeros de cama…

— Lo que los otros quieren es llevarnos a la cama…

— Juntos, sí, pero no revueltos, en la cama…

Después tenemos las sillas:

— Nosotros queremos una vicepresidencia y cinco ministerios…

— ¡A ustedes lo que les interesa son las sillas!

— Está muy feo hablar de sillas, cuando lo que importa son los objetivos…

— ¡Hay que hablar de programas, no de sillas!

— No se resolverá nada hasta que Fulano no abandone la silla…

— Existe un clamor silencioso para que Mengano deje la silla…

— La verdad es que a Zutano le están moviendo la silla…

Pero los muebles más importantes de todos, ahora mismo, parecen ser las mesas:

— Si queremos resolver nuestras diferencias, habremos de sentarnos a la mesa…

— ¡Ustedes no quieren sentarse a la mesa!

— A la mesa deben sentarse los que piensan lo mismo y los que opinan de modo diferente…

— ¡Hay que ponerlo todo encima de la mesa!

— Nosotros ponemos nuestras propuestas sobre la mesa…

— Son mucho más importantes las mesas a cuatro que las mesas a dos…

— Lo que hay que hacer es no llenar la mesa de líneas rojas…

Dejando de lado los muebles en las cabezas, las proclamas sobre las camas, las sillas y las mesas, yo lo que creo es que el problema de la situación actual se resolverá el día en que, sentados todos en sus sillas, todos a su vez se sienten a la mesa. Y una vez todos sentados en sus sillas y puestos ante la mesa, se dejen de objetivos, de programas y de propuestas, saquen el pastel (que es lo que de verdad les interesa), se pongan de acuerdo en el reparto del pastel, corten el pastel, coja cada uno la porción de pastel acordado, abandone la mesa, se levante de la mesa y se vaya a la cama, junto o revuelto, según le pete.

Porque, si mal no lo veo, en nuestra política de ahora mismo, la madre del cordero no está en las sillas ni en las mesas: la madre del cordero está en irse a la cama con un buen trozo del pastel.

 

75 ANIVERSARIO (1941-2016)

 

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies