• jueves , 21 noviembre 2019

Los vecinos y los Presupuestos Participativos

ROBERTO BLANCO / ÁFRICA MARTÍNEZ.

En febrero, el Ayuntamiento anunciaba la puesta en marcha de los Presupuestos Participativos, “una herramienta de participación y gestión de la ciudad, mediante la cual la ciudadanía puede proponer y decidir, de manera directa, sobre el destino de parte de los recursos municipales”. Como se trata de algo que afecta directamente a los madrileños, hemos querido conocer la opinión de nuestros vecinos.

Comenzamos preguntándoles qué opinión les merece esta iniciativa. Ana Álvarez la considera “una medida acertada, cuando los vecinos gestionan y ven resultados positivos sobre sus impuestos”. “Espero que el Distrito se anime y sea participativo en las propuestas”, añade. A Carlos Gómez también le parece “muy bien. Hay que empezar a dejar en manos de los ciudadanos ciertas decisiones; de esta forma también se toma consciencia y responsabilidad, no solo derechos”. A Ana Valiente le gusta la idea: “soy una firme defensora de la participación ciudadana, y creo que el Ayuntamiento debe abrirse a los vecinos y compartir proyectos e ideas. Y la forma de poder llevar a cabo las ideas y los proyectos es con el presupuesto”. “Sin embargo —observa—, la mayoría de los ciudadanos no han oído hablar de este tema, por tanto hay que tener mucho cuidado para que esto no se convierta en la fórmula para que determinadas organizaciones o grupos encuentren aquí su modo de vida. Para poder llegar a la gente, si realmente queremos tener la mayor participación posible, hay que informar y explicarlo todo muy bien”. Mugur Chiujdea opina que “en principio, la idea es genial. De esta forma la propia democracia se volverá más participativa, lo que me parece muy importante hoy en día, cuando se plantea cambiar un sistema que cada vez parece ser menos representativo”.

También queremos saber si piensan que esta idea funcionará bien y cómo la mejorarían. Ana A. opina: “Este tipo de iniciativas públicas funcionan mejor cuantos más vecinos se impliquen y participen. Yo la mejoraría con una mayor difusión en los medios: actualmente no estoy segura de cuántas personas conozcan el proyecto”. Carlos, por su parte, sostiene: “Como en la práctica la cantidad es pequeña respecto al presupuesto general, la repercusión puede no ser grande, y puede y debe funcionar. Pero lo que importa es poner el germen de esa participación y hacer sentir a los ciudadanos que es su ciudad, no la de los políticos de turno”. Ana V. estima que “Si la información va a ser solo a través de la web del Ayuntamiento, rotundamente no, porque esta iniciativa tiene que llegar a todos los vecinos de Madrid. No es una tarea fácil, pero con una buena campaña divulgativa se puede conseguir”. Y Mugur concluye: “Con solo un 1% del presupuesto municipal, me parece más bien una iniciativa de carácter simbólico que una práctica”.

Preguntamos a los vecinos qué temas piensan que no deberían quedar fuera. Ana A.: “Nadie sin techo y sin comida. Yo revisaría todos los colegios e institutos públicos, y ahí donde se detecte que las instalaciones no son adecuadas o necesitan reparación, actuaría inmediatamente, además de comedores. Y una campaña agresiva contra las cacas de los perros”. Carlos: “Dejando aparte necesidades básicas de equipamientos, yo daría apoyo a asociaciones y entidades que están cohesionando los barrios y son los que están a pie de calle, solucionando en ocasiones temas que debería haber atendido la Administración pública. Además, ellos saben lo que realmente necesita su barrio”. Ana V.: “La pobreza y todo lo que lleva consigo: educación, exclusión social… No debemos permitir que en nuestra ciudad haya una sola persona que no tenga cubiertas sus necesidades básicas. La justicia social es un derecho de todos”. Mugur: “No sé qué se podría hacer con este dinero —repito, me parece poco—, pero creo que se podría invertir en BiciMAD, la red de bicicletas eléctricas, para fomentar este tipo de transporte, ya que, aunque supongo que tendrá su proprio presupuesto, no parece tener suficiente”.

Para terminar, les pedimos una propuesta para nuestro distrito. Ana A. sugiere: “una campaña contra el maltrato de mayores y gente con discapacidad”. Carlos: “Siguiendo lo dicho, algún proyecto que esas asociaciones crean que sea importante. No obstante, equipamientos deportivos libres y abiertos, para que de verdad se puedan practicar otros deportes y no solo el fútbol”. Ana V.: “En nuestro distrito hay un gran desequilibrio entre los barrios; también hay pobres, aunque la pobreza está más oculta que en otros distritos de Madrid. Por eso, lo primero que haría sería un estudio sobre la pobreza para que después se tomaran las medidas oportunas”. Por último, Mugur cree que “sería interesante invertir en instalaciones deportivas al aire libre de acceso gratuito”.

 

Para hacer este reportaje hemos contado con la participación de:
Ana Álvarez, 45 años, profesional de la cinematografía; Carlos Gómez, 
55 años, consultor TIC; Ana Valiente, 51 años, funcionaria; Mugur Chiujdea, 
51 años, traductor jurado.

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies