• sábado , 14 diciembre 2019

La ‘res publica’

ANA DE GÓNGORA.

No, no vamos a hablar de ganado. Como ya es sabido, res publica viene del latín y equivale a decir “la cosa pública”, “lo público”. Es decir, lo que atañe a la ciudadanía, al conjunto de la sociedad de una comunidad, país, etc. Esto nos sería familiar y no habría que tocar el tema si hubiéramos tenido una formación adecuada, pero, como ya sabemos, en su día se intentó incluir en la enseñanza una asignatura dedicada a ello y se activaron infinidad de alarmas hasta que consiguieron echarla abajo. ¿Por qué ese miedo? ¿Tal vez temían que la gente de la calle tuviera demasiada información y lo que hasta entonces se limitaban a reivindicar descubrieran que eran sus derechos y podían exigirlo?
Como, por ejemplo, que presentarse a unas elecciones en las listas de un partido político no es labrarse un futuro profesional en política, sino ofrecerse para un servicio público, ofrecerse a representar a los ciudadanos, tanto a quienes les han votado como al resto de la población. Las carreras se hacen en la universidad, y la profesionalidad se adquiere con la práctica y el trabajo en otros ámbitos. Los propios partidos deberían ser conscientes de esto y no llevar en sus listas ni en puestos representativos a quienes llegan con afán de medrar. Claro que esto únicamente lo harían si los ciudadanos lo exigiéramos, y eso hasta ahora solo podemos hacerlo a través del voto y de la afiliación o no afiliación a los partidos. Para todo esto es necesario un sentido ético y honesto que en nuestra sociedad brilla por su ausencia.

El ciudadano bien formado e informado sería consciente de su responsabilidad al votar, no elegiría su voto en función de un nombre o unas siglas y tendría en cuenta si lo que ofrecen en su programa es realizable y hasta qué punto se comprometen con lo que ofrecen. Ya hemos visto repetidas veces que lo que hacen muchos es “prometer hasta vencer, y una vez conseguido, olvidado lo prometido”. Siendo conscientes del sentido de responsabilidad como ciudadanos, a la hora de elegir a quién votar tendríamos en cuenta la calidad humana, la honestidad, la preparación y capacitación de la persona y su nivel de compromiso con lo que ofrece en su programa. Incluso podríamos exigir que firmen ante notario que si faltan a ello o se contradicen con sus actuaciones, es decir, si cuando decían “no” hacen “sí” y viceversa, dejarán el cargo, pues habrán demostrado que no son dignos de él.

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies