• domingo , 18 noviembre 2018

Ictus: síntomas y tratamiento

HOSPITAL Nª Sª DEL ROSARIO. Octubre 2018.

El ictus  es  un infarto del cerebro, que se produce por disminución del flujo sanguíneo al ocluirse una arteria. Cuando hablamos de ictus nos referimos a los ictus isquémicos, que son la mayoría (85%). Sin embargo, hay otro tipo, el  ictus hemorrágico, en el que se produce una hemorragia cerebral por rotura de una arteria. El ictus isquémico es la primera causa de discapacidad y la segunda causa de muerte en mujeres. Cuando alguien sufre un ictus grave, queda truncada su vida, la de su familia y su capacidad laboral, con la carga humana y socioeconómica que ello conlleva.

El ictus isquémico causa síntomas muy diferentes, como alteraciones del habla, del movimiento o sensibilidad de medio cuerpo, y desviación de la boca. El ictus hemorrágico suele asociar dolor de cabeza muy fuerte o pérdida de conciencia. Por ello, ante cualquiera de estos síntomas se ha de contactar con el teléfono de emergencias médicas de su seguro de salud y le trasladarán al hospital con capacidad de tratamiento. 

Día del Ictus Hospital Nuestra Señora del Rosario
Información síntomas y test de riesgo personal
Fecha: 29 de octubre de 2018.
Lugar: puerta principal del hospital 
(c/ Príncipe de Vergara, 53).
Horario: de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 18:00.

En el hospital se realizará un escáner para ver si es isquémico o hemorrágico y si la arteria ocluida es pequeña o grande. Hasta hace tres años, el único tratamiento demostrado en el ictus era la administración por vena de un fármaco que diluía el coágulo en las primeras cuatro horas y media de los síntomas. En los últimos cinco años ha habido un cambio dramático en el pronóstico de estos pacientes gracias al tratamiento endovascular, de modo que actualmente hasta en un tercio de los casos pueden quedar sin ninguna secuela.

Este tratamiento se realiza introduciendo un catéter por el que se pasan unos dispositivos para abrir la arteria del cerebro. Hay diferentes tipos de dispositivos que extraen o aspiran el coágulo. El objetivo es abrir la arteria antes de que el área del cerebro quede totalmente infartada. Los últimos estudios avalan el tratamiento incluso en pacientes que se despiertan con los síntomas o llevan 24 horas con ellos, por lo que no se debería dejar de consultar por motivos de tiempo. Esto ha supuesto un cambio enorme, porque muchos pacientes ni siquiera consultaban por el tiempo de evolución de los síntomas. 

 

Dra. Aitziber Aleu

Especialista en Terapéutica 
Endovascular

Hospital Nuestra Señora 
del Rosario

 

 

 

 

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies