• lunes , 17 diciembre 2018

Ford Edge: un canadiense para Europa

 

JESÚS A. BORNAO. Abril 2017.

En EE UU el Ford Edge se comercializa desde el año 2006 con un motor de gasolina de 3,5 litros y 265 CV de potencia. No estimó entonces la compañía que este modelo pisase suelo europeo, y sí en cambio su hermano pequeño, el todo-camino Ford Kuga producido en su factoría de Almusafes en Valencia. El Edge se fabrica en Oakville, Canadá. Para entrar por la puerta grande de los SUV de mayor tamaño, el Edge tiene que competir con vehículos como los Chevrolet Captiva, Hyundai Santa Fe, Kia Sorento y Mazda CX-7, ya asentados en el mercado europeo.

Lejos de los motores de gasolina con los que se comercializa en EE UU, en el Ford Edge la oferta se encuentra conformada por una única motorización diésel: 2.0 de 4 cilindros con dos niveles de potencia, 180 CV y 210 CV para el superior biturbo, el primero con caja de cambios manual de seis velocidades, mientras que se dota a la versión más potente de una caja de cambios automática Powershift, también de seis marchas. La mayor exigencia de emisiones no contaminantes y de consumos más reducidos hacen que cada día los motores tengan que ser más avanzados, y éste en sus dos versiones lo es.

El vehículo tiene 2.000 kg de peso y 4,86 metros de largo, y aun así se desenvuelve con soltura en el recorrido urbano, no ya solo gracias al rendimiento de sus motores, que empujan desde bajas revoluciones, sino de una nueva suspensión trasera multibrazo avanzada, combinada con una suspensión frontal MacPherson que ofrece un control excepcional de las ruedas y una conducción muy ágil. Se ha ajustado específicamente para la gran altura y peso del Edge, al igual que sus capacidades de rendimiento, que se añaden al manejo extraordinariamente sensible que ofrece el vehículo. A eso hay que añadir unos frenos realmente efectivos.

Y hasta aquí lo esencial: motor, suspensiones, frenos y comodidad. En cuanto a lo accesorio, tenemos que hablar de las ayudas a la conducción, y el Edge lleva todas las imaginables. El sistema de ayuda de volante, que permite direccionar el vehículo con menos giro. Ford SYNC 2 le permite seguir conectado y controlar la música, el teléfono, el sistema de navegación y la climatización mediante órdenes de voz intuitivas o a través de la pantalla táctil en color de 8”. Un Sistema de Tracción a las Cuatro Ruedas Inteligente puede determinar cuánto agarre, estabilidad en curvas y capacidad de respuesta se necesita en carreteras mojadas, secas o heladas y en diversos tipos de terreno. La tecnología inteligente permite enviar más potencia al eje delantero o trasero según las necesidades. Y gracias al “par a demanda”, el sistema ofrece un comportamiento excepcional y una mayor eficiencia para una conducción segura y sin esfuerzo.

Una pequeña cámara panorámica situada en la parte delantera envía imágenes a la pantalla multifunción del coche para que pueda detectar otros vehículos, ciclistas o peatones que se acerquen desde cualquier lado. Con la tecnología de Control de Crucero Adaptativo puede elegir la velocidad a la que desea circular y el sistema la mantendrá. Si el sensor radar integrado detecta un vehículo delante, reducirá la velocidad del coche para mantener la distancia predeterminada. El Asistente de Arranque en Pendiente evita que el vehículo se mueva hacia atrás o hacia delante al iniciar la marcha en una pendiente. El Sistema de Control de Estabilidad reparte el par motor entre las ruedas delanteras en función del estado del asfalto y las condiciones de conducción.

En el Distrito Salamanca se puede encontrar en el concesionario Deysa, en Conde de Peñalver, 38.

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies