• domingo , 21 julio 2019

En el 50 aniversario de su asesinato, el Distrito Salamanca rinde homenaje a Enrique Ruano

PRENSA AYTO. / REDACCIÓN. Febrero 2019.

En el acto participaron sus hermanas, Margot y Beatriz Ruano, y compañeros del movimiento estudiantil y del Frente de Liberación Popular

La Junta Municipal del Distrito Salamanca organizaba el domingo 20 de enero, en los Jardines de Gregorio Ordóñez, un homenaje al estudiante de Derecho y militante antifranquista Enrique Ruano, que fue asesinado el 20 de enero de 1969, en el número 60 de la calle del Príncipe de Vergara. 

El emotivo acto contó con la presencia de Margot y Beatriz Ruano, hermanas de Enrique, y de Jaime Pastor y José Luis Zárraga, que hablaron sobre el movimiento estudiantil y el Frente de Liberación Popular, del que Ruano era militante. Además, también recordaron a Ruano en este acto Francisca Sauquillo, José María Mohedano y Manuel Garí.

El broche final lo pusieron las actuaciones del grupo de mujeres Malvaloca y del cantaor Manuel Gernea, antes de la paella popular que se sirvió en los jardines. El acto se completó con la sustitución, en el mismo distrito, del nombre del pasaje del General Mola por el de “pasaje de Enrique Ruano”, cambio aprobado en el pleno de abril de 2017, y con la próxima instalación de una placa en recuerdo a Ruano en el lugar donde fue asesinado.

Asesinato

Enrique Ruano fue detenido el 17 de enero de 1969 por arrojar en la calle propaganda del FLP, y trasladado a comisaría. Tres días más tarde fue trasladado a un edificio de la calle del Príncipe de Vergara —entonces “General Mola”— para efectuar un registro de la vivienda, y allí cayó por una ventana del séptimo piso. El movimiento antifranquista consideró la muerte como un asesinato, y se produjeron diversas movilizaciones en protesta por los hechos. Varios intelectuales apoyaron también la tesis del asesinato, que fue creciendo ante las contradicciones de la versión oficial, que fue variando con el paso de los días. El suceso fue presentado oficialmente como un suicidio, y se dijo que el joven echó a correr y se arrojó por la ventana. Incluso se llegó a presentar un supuesto diario en el que se expresaban ideas suicidas y que se filtró a la prensa como del estudiante fallecido.

Varios abogados denunciaron para que se investigaran los hechos, sin conseguirlo. La familia consiguió que el Tribunal Supremo ordenara reabrir el caso en 1994. Solo en 1996, 27 años después, fueron encausados los tres policías que se encontraban con Enrique Ruano cuando éste cayó. El sindicalista José Luis Úriz recuerda el momento en que fue detenido y torturado por el inspector Antonio González Pacheco, conocido como “Billy el Niño”. Mientras golpeaba a Úriz, otro policía le dijo al torturador: “ten cuidado, que se te va a ir la mano otra vez y lo vas a matar”, respondiendo según el relato de Úriz: “no importa, hacemos como con Ruano: lo tiramos por la ventana y decimos que se quería escapar”. El abogado José María Mohedano afirmó que ahora se sabe que uno de los policías le disparó antes de arrojarle por la ventana del séptimo piso. Posteriormente, serraron el hueso de la clavícula para que no apareciese la bala y falsearon la autopsia. El proceso finalizó con la absolución de los tres policías,​ ante las discrepancias de los peritos médicos en el juicio, aunque con un voto particular de uno de los miembros del Tribunal, que disintió de ese veredicto.

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies