• martes , 7 abril 2020

Almeida aboga por la recuperación del patrimonio para hacerlo accesible a los madrileños

PRENSA AYTO. Febrero 2020.

Durante la visita a las obras de restauración de varios tramos del viaje de agua de Fuente del Berro, instalación hidráulica construida en el siglo XVI.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, y el delegado del Área de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, visitaban el 8 de enero las obras de restauración de algunos tramos del viaje de agua de Fuente del Berro, una instalación hidráulica del siglo XVI. El objetivo de esta obra es recuperar el patrimonio histórico y cultural de la ciudad, así como dar a conocer el aprovechamiento de los recursos hídricos del subsuelo.

“Lo que pretendíamos era recuperar ese patrimonio y hacerlo accesible para los ciudadanos. Para ello, hemos diseñado visitas virtuales y hemos establecido paneles informativos con código QR para que la ciudadanía pueda conocer la historia de este tipo de canalizaciones que durante tantos siglos han surtido a la ciudad de la mejor agua, que es la de Madrid”, ha explicado Martínez-Almeida. “Éste de Fuente del Berro es, sin duda, uno de los viajes de agua más significativos de la ciudad”, ha resaltado.

El alcalde ha anunciado que el Ayuntamiento está estudiando la posibilidad de organizar visitas guiadas a este viaje de agua. La restauración ha tenido un coste de 321.000 euros, impuestos incluidos, a cargo de las Inversiones Financieramente Sostenibles. Martínez-Almeida ha subrayado que se trata de una inversión que “forma parte de un programa de recuperación de nuestro patrimonio histórico que, además, tiene una utilidad, porque a través de este viaje de agua se seguirá surtiendo caudal para las fuentes ornamentales ubicadas en el contiguo parque de la Quinta de la Fuente del Berro, tan emblemático para todos los madrileños”.

Recorrido

El viaje de agua de Fuente del Berro discurre en paralelo a la M-30 desde la plaza de toros de Las Ventas, en la calle Pedro Heredia, hasta el actual parque Roma, junto a la calle Juan Esplandíú, un trayecto aproximado de 1,3 kilómetros que servía para llevar agua a las fincas agrícolas que existían en la zona.

Tiene un ramal que se inicia en la calle Dolores Romero y finaliza en el monumento a la Fuente del Berro, situado en la calle Peñascales, donde se ha construido un acceso para visitar las galerías restauradas. En esta fuente se recogían unas aguas gordas que eran las preferidas de varios monarcas, como Felipe IV o la esposa de Carlos II, Maria Luisa de Orleans, y que se transportaban en garrafas de cristal a las residencias reales.

 

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies