• viernes , 24 mayo 2019

Un país sin cultura es un país sin futuro

GOMEZ-RUFO

‘Un país sin cultura es un país
sin futuro’

Antonio Gómez Rufo, escritor, con una extensa obra literaria, y nuestro vecino del mes


ÁFRICA MARTÍNEZ

Este mes entrevistamos al escritor madrileño Antonio Gómez Rufo. Le recordarán, entre otras cosas, como el creador del festival Madrid en Danza, cuando dirigía el Centro Cultural de la Villa (hoy Teatro Fernán Gómez), y por sus colaboraciones en El Independiente, El Sol, El País y El Mundo. Premio Fernando Lara de Novela 2005, Premio Independencia 2006, Premio de la Asociación de Libreros de Cartagena y Premio Ducal de Loeches, es vicepresidente de la Asociación de Escritores de España, miembro del Consejo de Cultura de la Comunidad de Madrid y Caballero de la Orden Literaria Francisco de Quevedo. Es autor de una extensa obra literaria que abarca más de cincuenta libros publicados, entre novelas, biografías, relatos, artículos y obras de teatro. Sus libros han sido publicados en Alemania, Francia, Italia, Holanda, Grecia, Bulgaria, Portugal, Rumanía, Polonia, Argentina…

¿Quién es Antonio Gómez Rufo?

Un trabajador de la cultura que ha llegado a la edad de la confusión. Los años no nos hacen más sabios, sino más perplejos.

¿Cuál ha sido su trayectoria?

Un viaje lleno de itinerarios y estaciones intermedias. Fui abogado, trabajé en el Ayuntamiento con Tierno, en la Filmoteca con Berlanga… Pero no dejé de ser escritor. La creación literaria es mi viaje.

¿Y el mayor reto en su carrera?

Sobrevivir. Y de manera más intensa en estos momentos para la cultura en España. Sufrimos como otros sectores, pero muchos pensamos que, con respecto a la cultura, lo del Gobierno del PP es una venganza.

Licenciado en Derecho, ¿cómo desembarca en el mundo cultural?

La carrera fue un aprendizaje. Todo lo que hacemos, menos enamorarnos, tiene reglas. Pero nunca dejé de mirar de frente al mundo de la cultura.

Escribió junto a Luis García Berlanga la película París-Tombuctú y también la serie de televisión Blasco Ibáñez, ¿qué recuerdos nos puede contar?

Colaboré con él como fruto de una estrecha amistad. Y además me enseñó a escribir guiones. Compartir trabajo con Berlanga fue uno de los mejores momentos profesionales, y una fuente de enseñanza. Desde entonces, en mis novelas son mucho más precisos los diálogos.

¿Cómo ve el presente y el futuro de la cultura en Madrid?

Lo dicho antes es más evidente aquí, porque Madrid es también la capital cultural de España. Ser reconocido aquí es obtener visado para alcanzar el éxito. El presente es un túnel; lo que nos encontraremos a la salida dependerá de los políticos que surjan y de las fuerzas que les queden a las industrias culturales y a los creadores tras estos años. No solo hay que bajar el IVA cultural, sino aplicar a la cultura el IVA cero durante 2 o 3 años para que se recupere: un país sin cultura es un país sin futuro.

¿Cuál sería su recomendación para los que empiezan?

Leer la Carta a un joven poeta, de Rilke, y saber que crear es una necesidad, como respirar. Si no se siente, no hay que embarcarse en esa nave. Lo hermoso es navegar, no el destino.

En la actualidad es miembro de la sección española de la Alianza Mundial Contra la Pobreza, de la que fue fundador. ¿Cuáles son sus objetivos?

Se intentó cumplir los Objetivos del Milenio en 2015, al ser la primera generación capaz de acabar con la pobreza extrema en el mundo sin perder nada de lo que disfrutábamos. Pero la crisis mundial retrasó el objetivo. Es inaceptable que muera un niño cada 45 minutos por causas que ya son evitables.

¿Cree que la gente de a pie, así como los Gobiernos, están suficientemente concienciados con la superación de la pobreza en estos tiempos de generación desbordante de riqueza en los que la miseria, en vez de estar erradicada, aumenta?

Unos más que otros. A Rajoy estas cosas no le preocupan en absoluto. Lo mismo que a otros dirigentes mundiales. El protocolo de Kioto se ha ido refrendando en sucesivas reuniones, pero siempre hay excusas para retrasar el fin de la pobreza mundial. A veces pienso que tras ello hay intereses inconfesables.

¿Proyectos a futuro que nos pueda adelantar?

Una novela que, si logro culminarla a mi gusto, será un homenaje a Madrid. Y una obra de teatro a estrenar en junio, en Madrid. A ver si acertamos.

Para terminar, ¿cómo es su relación con Distrito Salamanca?

Nací aquí, viví aquí hasta que me casé y volví después. Es mi barrio. Madrid es mi amante y nos citamos, a la luz del día o en la clandestinidad de la noche, en el distrito de Salamanca.

 

Obra publicada

El último goliardo (1984).
Carta a un amigo sobre Don Enrique Tierno Galván (1986).
Madrid, bajos fondos (1987).
Natalia (1988).
El Club de los Osos Traviesos (1993).
La leyenda del falso traidor (1994).
Las lágrimas de Henan (1996).
Si tú supieras (1997).
Escenas madrileñas (2000).
El alma de los peces (2001).
Los mares del miedo (2002).
Berlanga: la biografía (2004).
Adiós a los hombres (2004).
El secreto del rey cautivo (2005).
Balada triste en Madrid (2006).
El señor de Cheshire (2006).
La noche del tamarindo (2008).
La abadía de los crímenes (2011).
La más bella historia de amor de Paula Cortázar (2012).
La camarera de Bach (2014).

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies