• sábado , 14 diciembre 2019

Radicalismos inhumanos

fabricajuguetes

Radicalismos inhumanos

Ana de Góngora

 

Podemos partir de la base de que todo radicalismo extremo es irrazonable, pues, al tratarse de un sentimiento visceral, escapa a toda lógica o razonamiento, y generalmente se debe a miedos y prejuicios atávicos y deficiencias culturales que anulan cualquier otro sentimiento humano.

Últimamente estamos viendo y viviendo un recrudecimiento de violencia brutal de diferentes fobias: homofobia, xenofobia, y el machismo, que no está incluido dentro de las fobias (tal vez porque aún no se ha clasificado entre éstas; hay que tener en cuenta que, hasta hace poco, el maltrato a la mujer y a los niños dentro de la familia se consideraba natural).

La homofobia tratan de justificarla alegando que la homosexualidad es una enfermedad que debe tratarse, o tachándola de pecaminosa y antinatural. Pues Dios no debe de pensar lo mismo, ya que se da también en otras especies animales. Recuerdo que Victorino, el ganadero, en una entrevista comentaba que los toros de lidia, al no tener contacto con hembras, se relacionaban entre ellos; como suele ocurrir en comunidades de hombres solos, desde los espartanos hasta distintos estamentos actuales. La transexualidad se da en diversas especies animales, moluscos por ejemplo. Un caso curioso que puede verse en YouTube es el de unas lagartijas que, cuando no hay machos en su grupo, las que no están ovulando adoptan el papel de ellos en lo que podría ser el cortejo y… ¡procrean! Los científicos que las han estudiado las llaman “lagartijas lesbianas”, aunque yo mejor diría “hembras autosuficientes”.

También hay que tener en cuenta que al principio de la gestación todos los embriones son hembra, y según se van desarrollando se define un sexo u otro. Esto está demostrado por la ciencia, y no debe extrañarnos, puesto que los cromosomas son: XX, femenino; XY, masculino. Por tanto, es natural que los hombres tengan su lado femenino (sin menoscabo de su virilidad). Tampoco debería extrañarnos que, en algunos casos, no concuerde el sentir de la persona con el físico y sexo que ha resultado determinante. Puede no comprenderse, pero sí se debe respetar la individualidad y libertad de todo ser humano, y nada justifica una agresión.

Sobre la violencia machista, qué puede decirse que no se haya dicho ya. Un adulto coherente siempre encuentra la forma de resolver los problemas de una forma u otra sin llegar a la agresión, y mucho menos al asesinato.

La xenofobia es una lacra que no debería existir en una sociedad del siglo XXI, y sin embargo estamos viendo escenas terribles del trato que se da a inmigrantes y refugiados. Personas que huyen de su tierra por sobrevivir, como en otro tiempo (e incluso ahora) emigraban nuestros paisanos, los indianos y demás, y eran acogidos mejor de lo que se hace hoy. Falla la memoria y los buenos sentimientos.

Sobre los que piden refugio huyendo de las guerras, esperemos que se los trate mejor de lo que lo hicieron los franceses con los que huyeron de la nuestra. En cualquier caso, ninguno abandonaría su tierra si los responsables de la situación resolvieran los problemas allí donde los han creado. Si los señores de la guerra y los especuladores estuvieran controlados por sus Gobiernos, en lugar de apoyados en ellos o por ellos. Si no prevaleciera vender armas indiscriminadamente, a veces a ambos bandos de una contienda…

En fin, una vez soñé que por un acuerdo mundial las fábricas de armas se transformaban en fábricas de juguetes… ¡Si los sueños se hicieran realidad!

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies