• miércoles , 21 agosto 2019

La mala memoria… histórica

LA-MALA-MEMORIA

La mala memoria… histórica

 

ÁNA DE GÓNGORA

Y no me estoy refiriendo aquí a la reciente de nuestro país, sobre la que ya se está discutiendo sobradamente. Hoy quisiera que toda Europa, el viejo continente, cuna de la cultura occidental, echara la vista atrás y recordara los tiempos en que imperios y reinos se enorgullecían de sus conquistas y dominios. Así dominaron el continente americano, parte de Asia y de África y Oceanía. Norteamérica y Australia se poblaron de los marginados sociales del norte de Europa, que fueron marginando a su vez a los aborígenes hasta casi su total desaparición.
Durante la I Guerra Mundial, Gran Bretaña conquistó al Imperio Otomano lo que llamaban la Siria Otomana, que comprendía Siria y Palestina, y crearon en Palestina lo que llamaron “el hogar nacional judío”, para conseguir el apoyo de éstos. Al finalizar la guerra, entre Francia y Gran Bretaña se repartieron el territorio. La Sociedad de Naciones adjudicó a los británicos el mandato sobre Palestina.

Después de la II Guerra Mundial, tras renunciar los británicos a su mandato sobre Palestina y dejarlo en manos de la ONU en 1948, ésta dispuso que se dividiera el territorio en dos parcelas aproximadamente iguales adjudicando una a palestinos y otra a judíos. Así trasladaron allí a cuantos judíos querían ir y se acabaron los guetos en el resto del mundo. Mientras, en aquella zona que siempre fue conflictiva, se consiguió que llegara a al terrible desastre permanente que es hoy.
Después de este somero repaso de la Historia, ¿puede Europa enorgullecerse de algo? Tras haber explotado, dominado despóticamente, en muchos casos y expoliado el continente africano y el centro y sur de América, ¿podemos los europeos extrañarnos de que sus habitantes traten de sobrevivir? Y, ¿no es lógico que vuelvan la vista hacia quienes son responsables de su ruina y devastación? ¿De que quieran escapar de la explotación, el maltrato y la humillación que aun hoy sufren en sus países y que quieran un lugar mejor para sus hijos?

Hasta hace menos de un siglo había emigrantes de toda Europa por el resto del mundo buscando una vida mejor o huyendo de la justicia o de la tiranía, y ninguno fue tan mal recibido. Pero hoy, claro, vamos de prepotentes y la solución que se les ocurre a las mentes pensantes es volarles las embarcaciones. Idea tan brillante como la de Bush, cuando para acabar con los incendios forestales proponía talar los árboles.

Los miles de muertos y desamparados deberían pesar en las conciencias de quienes tienen hoy la capacidad y la responsabilidad de buscar soluciones reales y eficaces afrontando el problema en su raíz, que es en sus países de origen; no contemporizando con mandatarios sátrapas, ni con multinacionales; no haciendo la vista gorda ante negocios sucios y, por una vez al menos, priorizando los seres humanos, las vidas, sobre los intereses económicos y el lucro.

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies