• domingo , 15 diciembre 2019

La artrosis, creciendo con la edad

En consulta con el Hospital Nuestra Señora del Rosario.

La artrosis es una enfermedad degenerativa crónica que aumenta con el paso de los años. Está causada por alteraciones mecánicas en el cartílago y en el hueso,  generando un desgaste de la articulación que puede llegar a desembocar en algún tipo de incapacidad si no se trata adecuadamente.

Por  lo general aparece después de los 50 años, afectando con mayor frecuencia a las manos, rodillas, caderas y columna vertebral. Aunque  puede presentarse de  forma más prematura si existe un componente genético, también puede desencadenarse debido a un sobreesfuerzo de  la  articulación de forma continuada, por ejemplo debido al tipo de trabajo que se desempeñe.

La artrosis presenta una mayor incidencia en las mujeres, un 52% frente a un 29% en los hombres. Se estima que en España el 10% de la población mayor de 60  años sufre incapacidad funcional severa, es decir, una limitación en la movilidad de una o varias articulaciones, con rigidez articular, lo que genera una alteración en la  calidad de vida de los pacientes.

El grado de desgaste articular condicionará que los síntomas puedan ser más intensos o no. No obstante, es importante acudir al especialista cuando se presenten estos síntomas:

— Molestias articulares inespecíficas como rigidez articular, deformidad  articular…

— Dolor en cualquier articulación, sobre todo manos, rodillas, cadera y columna, e inflamación en algunos casos.

— Limitación para realizar actividades rutinarias.

 

¿Se puede prevenir?

Podemos señalar dos tipos de factores de riesgo: modificables y no modificables. Los modificables son hábitos o circunstancias que podemos ir cambiando para prevenir la aparición de la artrosis:  

— Dejar de fumar

— Cuidar la alimentación en los casos de trastornos de la misma.

— Evitar la vida sedentaria. Realizar algo de ejercicio ayuda a movilizar las articulaciones.

— Revisar y cuidar posibles traumatismos previos, como los ocasionados por accidentes de coche, roturas de tendones…

— Controlar actividades repetitivas que puedan ser perjudiciales, como es el caso de los deportistas de alto impacto, o sobreesfuerzos físicos.

Por otro lado tenemos el factor no modificable, directamente relacionado con el componente genético y que representa entre el 35% y el  65% de los casos de artrosis. En estos casos, la enfermedad se inicia de forma más prematura, y es donde los especialistas en reumatología hacen mayor énfasis en evitar factores de riesgo como los mencionados.

El tratamiento de cada paciente es personalizado, y dependerá del grado de afectación articular. Existen medicamentos tanto para controlar los síntomas como para modificar el curso de la enfermedad. Es importante acudir al reumatólogo de forma preventiva para evitar la progresión de la enfermedad y poder mitigar los síntomas y la posible limitación funcional de las articulaciones con objeto de mantener una calidad de vida óptima.

 

Dra. Samantha Kanaffo Castelblanco
Médico especialista en Reumatología
EQAL Traumatología
Hospital Nuestra Señora del Rosario

 

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies