• sábado , 21 abril 2018

Jesús Moreno, arquitecto especializado en el diseño de espacios culturales, exposiciones temporales y museografía

ÁFRICA MARTÍNEZ. Abril 2018.

‘Nada tenemos que envidiar a las museografías que se hacen internacionalmente’

Tras estas pequeñas vacaciones, entrevistamos al arquitecto Jesús Moreno, vecino del Distrito y que es noticia por su responsabilidad en el diseño del montaje de la muestra Rubens. Pintor de bocetos, actualmente en el Museo del Prado. Desde sus inicios se ha especializado en el diseño de espacios culturales, exposiciones temporales y museografía, trabajando con las más destacadas instituciones públicas y privadas de nuestro país, entre las que figuran el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la Biblioteca Nacional o la Fundación Mapfre. El diseño y desarrollo técnico de elementos expositivos individualizados, el estudio de iluminación específico para cada espacio y pieza o el asesoramiento histórico-estético y de conservación para la creación de cada proyecto museográfico, definen las intervenciones permanentes del estudio que lleva su nombre (Jesús Moreno & Asociados), con 25 años de experiencia como empresa realizando más de 800 proyectos museográficos y expositivos, entre ellos 40 museos.

En sus palabras, ¿quién es Jesús Moreno?

Soy arquitecto museógrafo, es decir, diseñador de exposiciones y museos, trabajando con un equipo de profesiones multidisciplinar. Realizo en paralelo una labor docente en diferentes másteres de gestión cultural.

Soy un apasionado de las posibilidades del diseño de espacios como vehículo de comunicación para narrar historias, priorizando siempre el discurso y la óptima contemplación de la piezas, sobre la arquitectura del montaje y el diseño de los espacios expositivos.

¿Cuál ha sido su trayectoria?

Empecé diseñando exposiciones a principio de los años noventa para el Instituto de la Juventud (Injuve) en la Sala Amadís, cuya temática era el comic, que junto con la ilustración es otra de mis grandes pasiones. A partir de aquello el Ministerio de Cultura se fijó en esos trabajos y nos encargó exposiciones de gran envergadura, como Momoyama, la edad de oro del arte japonés, que fue premio de arquitectura del ayuntamiento de Madrid en 1994.

Desde ese momento empezamos a colaborar con el Museo del Prado, hasta hoy, con más de 80 proyectos expositivos.

¿Y cuál ha sido su mayor reto?

Durante la trayectoria de estos años sería el momento en el que dimos el salto entre la exposición temporal y la museografía permanente, que fue precisamente en un museo ubicado en el Distrito: la reforma y actualización museográfica del Museo Lázaro Galdiano en el año 2004.

Más recientemente, la exposición del año pasado en el Museo del Prado Tesoros de la Hispanic Society of América, por la gran diversidad de tipologías de las piezas.

¿Qué es lo que más le motiva?

En cuanto a la filosofía general de Jesús Moreno y Asociados para la consecución de los objetivos de un proyecto, lo podemos sintetizar en la búsqueda del equilibrio. El equilibrio entre el contenido y el continente, como hablamos al principio; entre la arquitectura del contenedor y la arquitectura interior del montaje, entre la función y la emoción, entre la museografía tradicional y las nuevas tecnologías, etcétera.

¿Cómo ve el presente y el futuro del interiorismo cultural en Madrid?

En el panorama actual creo que el nivel es altísimo, nada tenemos que envidiar a las museografías que se hacen internacionalmente. En nuestro distrito hay instituciones haciendo proyectos expositivos de gran calidad: La Biblioteca Nacional, el MAN, la Fundación Juan March, etc. El futuro creo que pasará por la inauguración de un nuevo gran museo: el Museo de Colecciones Reales.

Proyectos a futuro, u otros proyectos en los que participa actualmente.

Este mismo año se inaugurará en el Museo del Prado la nueva instalación permanente del Tesoro del Delfín, en la cual llevamos trabajando casi tres años. Estamos muy ilusionados con diversos proyectos internacionales: la instalación permanente en Nueva York de la Hispanic Society, el diseño del interior de las nuevas oficinas de la National Gallery en Londres y la exposición temporal sobre Lorenzo Lotto en el mismo lugar.

Y para terminar, ¿cómo es su relación con nuestro distrito? 

Soy vecino de siempre. Nací, vivo y trabajo en este distrito, por ello me entusiasma trabajar colaborando en la cultura que se hace en los barrios, al margen de la cultura con mayúsculas. Participo en la mesa de cultura de los Foros Locales, en la que estamos trabajando en el mapeo cultural del Distrito. También con el espacio vecinal “La Gasolinera”, aportando mi conocimiento personal en los ámbitos de comunicación y cultura, y colaboro con la Asociación Cultural Guindostán.

 

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies