• lunes , 10 diciembre 2018

Endika Zulueta, respetado abogado penalista y nuestro ‘Vecino del mes’

ÁFRICA MARTÍNEZ. Julio-agosto 2018.

Este mes entrevistamos a Endika Zulueta, conocido abogado penalista. Donostiarra de nacimiento, lleva viviendo en el barrio de Lista de nuestro distrito 24 años. Respetado dentro y fuera de su profesión y activista en el movimiento vecinal, es abogado particular y del turno de oficio. Siempre ha participado y colaborado con distintos movimientos sociales: antimilitaristas, ecologistas, feministas, etc. Ha publicado artículos jurídicos en distintos medios sobre la reforma del Código Penal, la Ley de Seguridad Ciudadana y otros temas de actualidad. Es miembro de la Asociación Libre de Abogados y Abogadas, y pertenece, desde su inicio, a la Comisión Legal del 15M en Madrid.

En sus palabras, ¿quién es Endika Zulueta?

Intento estar en continuo crecimiento. Viajar lejos y también mirar para adentro. Mantener en la cotidianeidad la misma actitud vital que tenemos cuando viajamos, con los cinco sentidos abiertos: mirar, escuchar, oler, degustar y acariciar, más y mejor. Mirar la vida a 360 grados, y procurando crear buena energía en los espacios en que me muevo, creo que eso es muy importante. El buen clima depende mucho de nuestra actitud.

‘Siempre supe que sería abogado’

¿Cuál ha sido su trayectoria desde que se imaginó en un tribunal?

Nunca he tenido claro dónde iba a vivir, si algún día me emparejaría o si tendría hijos, pero siempre supe que sería abogado. Llevo desde 1987 poniendo mis conocimientos jurídicos y mi capacidad dialéctica en la defensa de derechos fundamentales y sociales, y en lucha por una sociedad más justa. Es un privilegio poder haber hecho de ello mi profesión, y de mi profesión, entendida también como ayuda y cuidado, una parte importante de mi vida.

¿Y cuál ha sido su mayor reto profesional?

Podría decir que la participación en el juicio por los atentados del 11 de marzo de 2004, donde me correspondió la defensa de dos personas, una de ellas acusada de ser el cerebro del atentado. Finalmente, ambas resultaron absueltas. Pero el reto de verdad es tener capacidad de aprender de las experiencias e incorporarlas en el aprendizaje profesional y personal. Ser mejor abogado y ser mejor persona, ése es el reto.

¿Cómo ve el presente y el futuro de los derechos sociales en Madrid?

Pues soy muy optimista. Creo que la revolución debe ir en paralelo, en lo colectivo y lo personal. Y en pocos años hemos avanzado muchísimo en ambos aspectos. También es verdad que nos hemos ido concienciando a golpes. Pero lo cierto es que hoy, si desalojan una familia, no sentimos que sea un problema ajeno, somos conscientes de que está en juego el derecho a la vivienda, que todos debemos defender, aunque individualmente la tengamos. De igual manera sucede con el resto de derechos sociales, la sanidad, la educación y el trabajo. Es lo que se llama solidaridad, apoyo mutuo y crecimiento colectivo. Somos víctimas de los problemas y hemos decidido ser protagonistas de sus soluciones. Ya no lo tienen tan fácil para mercantilizar con nuestros derechos, y creo que el 15M ha tenido mucha responsabilidad en todo ello.

Y, para terminar, ¿cómo es su relación con nuestro distrito?

El barrio tiene más movimiento que nunca, y el ritmo es contagioso para quien tenga una mínima sensibilidad, social, cultural o lúdica. La gestión institucional y la callejera están más entrelazadas que nunca, y eso se nota. Se ha dado vida a espacios antes cerrados, como La Gasolinera; se han sacado las fiestas a la calle, y son gestionadas por la propia ciudadanía. Hay multitud de grupos organizando actividades de todo tipo, todo el año. El barrio lo hace la gente y todas las personas que vivimos aquí debemos implicarnos, en la medida de nuestras posibilidades, en su crecimiento vital. Yo también intento aportar mi tiempo, mi energía y mi ilusión en tejer barrio, y animo a la vecindad a ello. Debemos salir más, conocernos y reconocernos, ayudarnos más. No quedarnos en la queja, movernos a la creatividad. Ahora, más que nunca, la vida está en la calle.

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies