• sábado , 19 octubre 2019

Diálogo de besugos

P. GARCÍA.

— ¡Buenos días!

— Buenas tardes…

— ¿Cómo está usted, don Besugo López?

— Muy bien, ¿y usted, don Besugo Pérez?

— ¿Cómo voy a estar, querido amigo? Como es día de elecciones, dispuesto a picar, como buen besugo que soy.

— Exactamente como yo, compañero en la besuguez.

— ¿Se da usted cuenta de cómo está el panorama en una jornada tan señalada como ésta?

— Me doy cuenta, por supuesto: rebosante de bocados suculentos para el paladar de besugos como nosotros…

— Ya. Aunque lo malo es que esos bocados tienen una pinta de cebos con anzuelo echados por los partidos que tumban.

— Como siempre: que cada vez que se abre la veda de la pesca con las elecciones, los partidos cogen la caña, y hala, a pescar besugos.

— Bueno. Si sabemos que los bocados que nos ofrecen llevan anzuelo, ¿por qué picamos?

— Porque unos y otros cumplimos nuestro destino natural: los partidos a pescar y los besugos a picar el anzuelo.

— A picar y a terminar guisados en la mesa de los partidos.

— De todas formas los besugos no nos podemos quejar.

— En absoluto, que somos besugos que nadan en aguas la mar de democráticas…

— Eso es. Y como nadamos en aguas la mar de democráticas, los besugos tenemos libertad para elegir cebo con anzuelo.

— Al no ser únicamente dos partidos los que salen a pescar, sino bastantes más, nuestras opciones se multiplican…

— Cierto. Tenemos un amplio abanico de chefs para elegir el que nos cocine.

— Y, además, gracias a sus programas-anzuelo, podemos escoger si queremos terminar como besugos al horno con ajo, perejil y vinagre o de otra forma.

— Es decir, como besugos al horno con tomates, cebolla y champiñones.

— O como besugos al horno con vino blanco y pan rallado.

— O como besugos al horno con zumo de limón, perejil y mantequilla.

— O hasta como besugos a la parrilla con salsa mayonesa.

— En las aguas de las dictaduras, un solo pescador, que guisa a los besugos como le sale de las narices…

— En las democráticas, en cambio, los besugos elegimos pescador y cómo queremos que nos sirvan a sus mesas.

— Somos unos besugos con una suerte que no nos merecemos.

— Bueno, corramos a picar antes de que cierren los colegios para besugos.

— Corramos, corramos.

— Que usted lo pique bien…

— Lo mismo digo.

— ¡Buenos días!

— Buenas tardes…

 

 

¡”La Codorniz” del siglo XXI!.

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies