• lunes , 21 octubre 2019

Citroën: el retorno del Mehari

JESÚS A. BORNAO.

El Mehari no es el primo del Jedi; ni siquiera el vehículo renacido de aquel realizado sobre el chasis del Citroën 2CV, con su mismo motor de dos cilindros, descapotable, con carrocería de plástico, que se podía limpiar a manguerazos en cualquier sitio donde hubiese un grifo y que hacía la delicias de los turistas en las costas del Mediterráneo.

Nació el primitivo Mehari en 1968, y se estuvo fabricando durante 20 años. Es uno de esos vehículos raros con los que nos obsequia Citroën de vez en cuando y que todavía hoy llaman la atención por su modernidad cuando nos cruzamos con uno de ellos.

Nuevamente la marca quiere sorprendernos con un vehículo informal siguiendo el sendero del Cactus y cuyo frontal, al menos en su estética, se transmite al Mehari. Para ello ha realizado un vehículo totalmente nuevo, con motor eléctrico y claras reminiscencias del Mehari del siglo pasado.

El actual es un  pequeño SUV eléctrico descapotable: mide 3,81 metros de largo (menos que los 3,94 del C3), 1,87 metros de ancho y 1,65 metros de alto, con un techo practicable de accionamiento manual que puede cubrir la totalidad del habitáculo, o bien las plazas traseras, a similitud del Mini. Una altura considerable al suelo le permite moverse sin temores por caminos y pistas, sin ser un todoterreno.

Este modelo evoca la sencillez de su antecesor en la utilización de plásticos en la carrocería, barras antivuelco, la banqueta trasera modulable y la capacidad para convertir un maletero de 200 litros en uno de 800.

Por la playa, sin emisiones

La mecánica del Citroën e-Mehari es  eléctrica. Utiliza un motor de 50 kW (68 CV) conectado a un juego de baterías de polímeros de litio de 30 kWh de capacidad. En los modelos eléctricos no se apuesta por la velocidad, sino por la eficiencia, el bajo consumo. Declara el fabricante una velocidad máxima de 110 km/h, y una autonomía en ciclo urbano de 200 km y en carretera  de 110 km. En su propia casa, en un enchufe eléctrico normal de 10A, se recargará completamente en 13 horas; y en uno de 16A, en ocho horas.

Se ofrece la posibilidad de  personalización, con un amplio abanico de colores para carrocería, interiores y techo de lona. Se podrá seguir limpiando con manguera gracias a sus agujeros de evacuación de agua.

El Mehari está llamado a ser el conquistador de las playas, como lo fue su antecesor. Además una curiosidad: el Citroën E-Mehari ha obtenido la primera posición en la categoría “coche verde” del prestigioso Grand Prix Salon de Genève 2016, que otorgan la revista Auto Plus y el canal de televisión RTL. A partir de este verano va a ser un objeto de deseo en las playas.

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies