• viernes , 23 agosto 2019

Cartas de Miguel Hernández a José María de Cossío

CARLOS RODRÍGUEZ EGUÍA. Enero 2019.

De las 14 misivas escritas  a  su amigo Cossío, desde 1935 hasta 1939, según el volumen II de Miguel Hernández. Obra completa (2010), que contiene su correspondencia, una no está fechada, pero posiblemente sea de 1939. Se la entrega el excarcelado José Echániz, compañero de Hernández en la prisión madrileña de la calle de Torrijos. En ella le pide a Cossío que consiga un trabajo en Espasa-Calpe para el portador de la carta. Es admirable la humanidad del Hernández encarcelado, preocupado por los demás. Confirma la idea de la generosidad de Cossío, en la que confiaba el autor de la carta.

Las misivas escritas a Cossío, como el resto de la correspondencia de Hernández, no son literarias en el sentido de que no son de escritura creativa, donde se mezcla ficción y realidad, como en el caso de G. A. Bécquer, autor de Cartas literarias a una mujer (1860-1861) y Cartas desde mi celda (1864), publicadas en el periódico El Contemporáneo. Hernández trata temas cotidianos. En todas, muy personales, pide algo. En la primera (Madrid, 14.07.1935), con membrete de “Espasa-Calpe, Ríos Rosas, 26”, le desea un feliz verano y le pide algún encargo para poder ir a su tierra alicantina, para no derretirse “como un cirio pascual”. De ahí, la despedida: “Le abraza fríamente, para no acalorarse más”.

En carta del 19.04.1936, desde Orihuela, alude a cuando ambos fueron detenidos, en la madrileña Ciudad Lineal, por unos milicianos. Cossío no llevaba la documentación en regla; pero un salvoconducto de Hernández les permite marchar libres. El 20.05.1939  escribe una tarjeta postal desde la mencionada cárcel de Torrijos, pidiendo a Cossío que haga lo preciso para visitarle y diciendo que puede ayudarle. Cuando intentaba exiliarse, le habían detenido en Portugal por indocumentado y le encarcelaron en Madrid. Insiste en solicitar ese gran favor “por nuestra amistad, nuestra familia y nuestra poesía”. Encabeza la carta: “Querido primo José María”, aunque solía dirigirse a Cossío como “querido amigo”. Era norma que los prisioneros escribieran textos breves y exclusivamente a familiares.

Desde agosto de 1936 a abril de 1939, escribe desde Orihuela, salvo una carta del 14.03.1939 desde Cox, en la que agradecería que Cossío atendiera económicamente a su mujer e hijo, ya que su situación “es de bastante cuidado”. Se agradece que haya personas cuya bonhomía mueve a confiar en ellas, como se ve en las cartas de Hernández a Cossío.

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies