• miércoles , 20 septiembre 2017

TAC y resonancia magnética: sus diferencias

HOSPITAL Nª Sª DEL ROSARIO. Septiembre 2017.

Hoy en día la Tomografía Axial Computerizada (TAC) y la Resonancia Magnética Funcional (RMN) están consideradas como dos de los grandes avances médicos en el campo del diagnóstico de enfermedades, dado que permiten su detección de forma no invasiva ni agresiva. Sin embargo, y aunque ambas pruebas pueden resultar complementarias, existen diferencias entre ellas.

¿Qué es cada prueba?

En el TAC se utilizan rayos X para obtener las imágenes, por lo que es una prueba que no puede llevarse a cabo de forma indiscriminada. Por el contrario, La RMN emplea un imán muy potente (varios miles de veces el campo magnético terrestre) y, además, una antena que emite y recibe radiofrecuencia para generar las imágenes.

¿Cómo son los equipos?

El TAC es como un donut (túnel muy corto), en el que se introduce la camilla donde el paciente permanece tumbado, y no hace ruido. La RMN es como un cilindro, más largo que el TAC, donde también se introduce la camilla con el paciente, y emite ruido que requiere de protección auditiva (tapones). Los equipos más modernos tienen una apertura amplia, túnel corto y hacen poco ruido.

¿Cuánto dura cada prueba?

Mientras que la tomografía se lleva a cabo en pocos segundos, la resonancia requiere de entre 10 a 40 minutos dependiendo de cada caso. 

¿Para qué sirve cada técnica?

Las tomografías diagnostican tumores, lesiones internas (hemorragias, fracturas o traumatismos internos, infecciones y para procedimientos relacionados con la médula espinal). Las resonancias se emplean para ver anomalías en los vasos sanguíneos, cáncer, tumores benignos o malignos, defectos congénitos en los órganos o alteraciones en los tejidos internos.

¿Cuándo están contraindicadas?

El TAC no tiene contraindicaciones para su realización (si se trata de un estudio sin contraste). En la RMN hay situaciones en las que un paciente (sobre todo por llevar material metálico en el cuerpo como marcapasos o implantes) no puede someterse a ella debido al campo magnético tan potente que debe usarse.

¿Se requiere el uso de contraste?

En el TAC se usa el contraste intravenoso basado en yodo, que puede causar una sensación de calor durante la inyección y sabor metálico en la boca. En la RMN se emplea un contraste intravenoso basado en gadolinio. En ambos casos son muy seguros, aunque se debe avisar si se han sufrido alergias previas, problemas de riñón, etc. Cada prueba tiene su indicación según el motivo de consulta, de ahí que el radiólogo puede ser el especialista que ayude a decidir cuál de ellas es la más recomendable, asesorando así a los pacientes y los médicos que las solicitan.

 

Dr. Eliseo Vañó Galván

Jefe de Servicio TAC y RMN Hospital Nuestra Señora del  Rosario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies