• miércoles , 20 septiembre 2017

Ford está de Fiesta

JESÚS A. BORNAO. Septiembre 2017.

El pasado año se cumplió el 40º aniversario de la presentación del mítico modelo Ford Fiesta, del que se han vendido 17 millones de unidades, y de la apertura de la factoría de Almusafes que hizo posible su fabricación y su exportación a Europa.

Si con aquel modelo Ford sorprendió, lo volverá a hacer con el nuevo Fiesta, cuyo diseño es totalmente novedoso y hacia donde es probable que sigan sus nuevos modelos. Para conocer el vehículo acudimos a Deysa, en Conde de Peñalver 38.

Nos presenta el vehículo Carlos Seoane, director de ventas de Deysa-Peñalver, quién comenta que las unidades no están disponibles en todos los concesionarios por la novedad que supone el nuevo modelo.

El pasado año se cumplió el 40º aniversario de la presentación del modelo

A simple vista el coche ha ganado en longitud y en anchura de vías. Está más cercano al modelo Focus que el anterior Fiesta. Cuenta con una longitud de 4,03 metros que facilita una posición de piernas adecuada para largos viajes que combina con unos asientos envolventes. Fácil acceso a sus cinco plazas por la amplitud de puertas y con línea afilada, ópticas traseras horizontales, profusión de iluminación led y la posibilidad de personalizar el vehículo casi hasta hacerlo único y con más tecnología de nueva generación añadida. Techo solar, avisadores acústicos de aparcamiento, de reconocimiento de señales, de desvío de su recorrido en carretera, pantalla táctil,  navegador… La lista de opciones necesitaría una página completa.

Cualquier opción que usted imagine la va a encontrar en el catálogo del Fiesta. En cuanto a los elementos de seguridad, nos comenta Carlos Seoane, hoy un modelo polivalente viene casi tan equipado como cualquier vehículo de alta gama. Tal vez sea por las directivas europeas o porque los fabricantes añaden la seguridad como un elemento más de ventas… afortunadamente.

El primer Ford Fiesta sorprendió en los 70 porque en medio de la crisis del petróleo se diseñó para que consumiese muy poco, y el nuevo modelo va por el mismo camino de consumos muy contenidos. Para ello acude a motorizaciones de gasolina Ecoboost de 100 CV y seis velocidades y el diesel 1.5 Tdci de 85 CV y seis velocidades, con sistema start/stop que corta el funcionamiento del motor en semáforos o en paradas prolongadas, contribuyendo así a la lucha contra la contaminación.

Nos dice Seoane que el mejor argumento de ventas es el conocimiento del vehículo, subirse en él y conducirlo o dejarse conducir, que ésa es hoy la política de puertas abiertas de Ford y que Deysa pone a disposición de quienes estén interesados esta posibilidad de prueba.

Si alguno de ustedes, lectores, hace diez o quince años que no cambia de vehículo, cuando se suba al nuevo Fiesta se va a creer que está en una nave espacial.

 

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies